Susana Molina ha tenido que echar la vista cuatro años atrás para rememorar uno de los episodios más surrealistas de su vida. La joven ha contado en su canal de Mtmad como cuando salió de 'Gran Hermano' una persona externa a ella se empezó a encargar de organizarle los eventos, las cenas con sus seguidores... pero todo cogió un camino muy extraño que a ella no le gustó nada.

Artículo relacionado

La ex participante de 'La isla de las tentaciones' empezó a ser testigo de cómo el dinero iba y venía sin razón y había cosas que no cuadraban. Sin embargo, fue en una fiesta de Año Nuevo cuando todo estalló: "Estábamos en la fiesta y no tenía nada que ver con lo que me había vendido. Yo que soy muy observadora, vi que estaba discutiendo con un hombre y ni corta ni perezosa le pregunté y me dijo que le habían estafado. Cuando vi la historia dije... 'Es Nochevieja y no me voy a amargar. Me voy'".

La historia no había hecho nada más que empezar y es que a los días, Susana recibía una denuncia por lesiones de este señor: "Me llega que este hombre tiene una serie de lesiones y que yo era la culpable. Me denunció". En un primer momento, tanto la murciana como su entorno se lo tomaron a broma pero la cosa fue a más...

Susana Molina

"Al hacer la denuncia no conseguían localizarme, no sé qué tipo de problema hubo. Una de estas veces me llamaron para ir a un juicio pero no podía ir. Nunca había estado en un juicio ni nada parecido...y al año y medio fui y me hicieron unas preguntas y me fui. Yo pensaba que la cosa se quedaría ahí pero no", explicaba Susana a sus seguidores todavía incrédula con la historia que le tocó vivir.

Artículo relacionado

"No daba crédito a lo que estaba pasando. Estaba de vacaciones con mis amigas y después de una noche de fiesta apareció la policía en mi habitación de hotel diciéndome que estaba en busca y captura", aunque el resultado del juicio fue favorable a la ex gran hermana esta situación se empezó a repetir cada vez que la joven estaba en un hotel: "Empezó a ser desagradable", afirmaba.

Afortunadamente, parece que todo se ha solucionado y desde hace un año Susana no recibe continuamente la visita de la policía: "Parece una tontería pero me trajo muchos problemas. Es un tema que me ha tenido muy preocupada".