Yiya, última expulsada de 'Supervivientes', ha tenido que enfrentarse al espejo después de más de dos meses de concurso y no ha tenido desperdicio. Con nueva peluca y luciendo un bikini de color negro con botines a juego, la extremeña descubría su nueva figura, un impresionante cambio que a juzgar por sus comentarios no le ha gustado demasiado: "Parezco la que se mató en la curva recién salida de un prostíbulo de la Costa del Sol", bromeaba con su característico sentido del humor.

Artículo relacionado

La ex superviviente, impactada al ver a su nueva 'yo', ha adelgazado la cifra nada desdeñable de 13,5 kg. Yiya ha explicado que esta nueva imagen no le gusta: "Lo que más me ha impactado son las patas porque yo tenía patas y ahora tengo piernas y no me gusta. A mí me gusta estar jamona, con carne", explicaba a Jordi González. Unas palabras que sorprenden ya que la mayor parte de los concursantes se muestran encantados al verse más esbeltos y bronceados.

Yiya antes y después

"La zona pectoral son como pimientos del piquillo bien fileteados, y yo me cachondeaba de Barranco", decía mientras se inspeccionaba poco a poco. Si comparamos el antes y después de la joven es más que evidente que ha perdido volumen en todo el cuerpo y actualmente muestra un abdomen y brazos mucho más tonificados.

El paso de Yiya por 'Supervivientes' ha tenido el efecto por el que ella se arriesgó a disfrutar de esta aventura y no es otra que "ser mejor persona". Así lo confesaba ella misma: "Me he llevado a mucha gente por delante en mi vida, he sido muy egoísta pero espero y puedo dejar de serlo. Me voy sin kilos en la cabeza y en el cuerpo".