Se muere de ganas de verla y afirma enamorado hasta el tuétano: "La encuentro guapísima". A pocas horas de la primera parte de la gran final de 'Supervivientes 2020', Pedro Solà, novio de Elena Rodríguez, vuelve a dar la cara por ella y responde a todas las polémicas en las que se ha visto envuelta directa e indirectamente.

Los concursantes de 'Supervivientes' ya están en España pasando la cuarentena obligatoria en un hotel de Madrid. Prácticamente todo alrededor de las próximas galas es un misterio, pero lo que sí está a punto de ocurrir es el ansiado reencuentro con sus familiares. Elena, a pesar de que se ha quedado a las puertas de la final, se ha convertido en una de las participantes favoritas tanto por su actitud, los jugosos enfrentamientos que ha protagonizado con Hugo Sierra, y sobre todo, el impactante y sobrecogedor relato sobre su infancia, sus relaciones sentimentales más tormentosas y la difícil relación con sus hijos.

Artículo relacionado

Sobre todos estos aspectos ha querido pronunciarse Pedro Solà, quien desde 'El programa de AR', ha querido dar la cara y matizar la repercusión de las declaraciones y controversias que implican a su pareja. Desde la calma que da ver la situación con frialdad, el directivo no ha querido echar más leña al fuego en la mala relación de Elena con Hugo Sierra y afirma: "La nominación era algo que entraba dentro de las posibilidades y no lo considero una traición". Al ser una situación que "viene de atrás", cree que su pareja tiene "muy interiorizado un dolor", pero no considera que su enemistad sea "exagerada". Incluso apuesta porque "hablará con Hugo cuando tenga que hablar,", aunque matiza que "ahora es probable que la relación no exista".

A propósito del gran revuelo que causó su confesión sobre "los correazos" que le propinaba su madre de pequeña, Pedro ha intentado también templar los ánimos, pensando sobre todo en cómo ha podido sacudir en el seno familiar. Con naturalidad y en un tono sereno, cree que es una experiencia con "mucho peso en su historia", pero ahora las circunstancias han cambiado y ha querido poner el foco en este aspecto. "Su madre está malita. Elena tiene debilidad por su madre y siempre que puede va a cuidarla, ella no va a ser consciente de lo que ha ocurrido". Sobre la actitud de la familia, anuncia que van a ir todos a una: "Las hermanas con las que tengo relación, hemos hablado y es un tema que no va a perjudicar a las relaciones de la familia. El padre es un ser maravilloso, va a saber entender esa circunstancia, lo que van a hacer toda la familia es neutralizar este tema".

Artículo relacionado

En cuanto a la expareja de Elena, sobre el que Adara ha ofrecido un testimonio desgarrador esta semana en Lecturas, cuenta que se ofreció ha intervenir y ayudarla, pero la concursante de 'Supervivientes 2020' no quiere desenterrar ese recuerdo del pasado que le ha causado tanto dolor tanto a ella como a sus hijos.

No todo ha sido hablar de controversias y precisamente la reconciliación de sus hijos ha llenado de alegría a Elena. "Para ella era muy importante ser testigo de la proximidad de ellos y de la cordialidad", ha apuntado Solà. Finalmente, y lleno de orgullo, ve a su pareja "muy cambiada" y ha valorado: "Necesitaba liberarse de cargas emocionales. La veo mucho más segura".