Rocío Flores vivió ayer martes uno de los momentos más complicados de su paso por Supervivientes 2020. Los concursantes en Honduras conocían por parte de la organización del reality que España está en estado de alarma y que todo el país está confinado por la pandemia del coronavirus. El gobierno de Honduras se ha visto en la obligación de decretar, también, el estado de alarma, motivo por el que los supervivientes no podrán regresar a casa debido al cierre de los aeropuertos en el país caribeño, según pudo saber en exclusiva Lecturas. Los supervivientes han recibido mensajes tranquilizadores de sus familiares, y a la hija de Antonio David Flores le chocó muchísimo no recibir ninguna noticia de su madre en una situación tan delicada y extrema, aunque lleven 7 años sin hablarse.

Artículo relacionado

La nieta de Rocío Jurado se rompía con Lara Álvarez y sufría un fuerte ataque de ansiedad mientras pedía saber cómo está su madre. "Me parece súper injusto que no haya sido capaz ni siquiera de mandarme un mensaje", se lamentaba Rocío sin entender nada.

Unas lágrimas que emocionaron a todos y de una forma especialmente sensible a su padre, Antonio David Flores, que no estuvo en el plató de Tierra de Nadie este martes pero que sí siguió muy de cerca el programa. Antonio David ya avanzó que su hija llevaría mal enterarse de la noticia y hasta rogó que no se lo contaran. Finalmente y ante una realidad de tanto calado, la organización de Supervivientes decidió dar el paso y Rocío fue de las más perjudicadas.

Rocío Flores

"Es de humanos que al final termine preocupándose por cómo está su madre", ha dicho Antonio David, que ha confesado que al ver a su hija llorar de esa manera y sin salida ante una situación que ella considera injusta se le "partió el alma". "Rompí a llorar, lo pasé mal y bueno, en definitiva, el hecho de que lleve siete años sin hablar con su madre no significa que no quiera a su madre", ha contado. Y ha dicho muy sincero y contundente: "Hay cosas que tienen que estar por encima y qué menos que ser solidario con alguien que has parido, que es tu hija".

Antonio David lloró al ver a su hija y es que hay mucho dolor en esta historia, y ha recordado para terminar a todos aquellos que no han entendido la reacción de Rocío que la joven lleva mucho tiempo intentando hablar, sin éxito, con su madre, y que nunca, a pesar de todo, ha cerrado las puertas a hablar con ella y que puedan acercar posturas.