Tenemos ya un segundo concursante confirmado para 'Supervivientes', que no ha sido ninguna sorpresa ya que lo anunció Lecturas en exclusiva. Kiko Matamoros, a sus 65 años, será uno de los náufragos que las pasen canutas en Cayo Cochinos. Hambre, frío, bichos... toda una serie de obstáculos para un hombre con fama de bravucón que, en el fondo, es un pedazo de pan que se derrite con sus hijos, con sus nietos y con su novia, Marta López Álamo, a los que va a echar de menos todo el tiempo que dure su aventura en Honduras.

Artículo recomendado

El firme objetivo de Kiko Matamoros ante su marcha a 'Supervivientes'

El firme objetivo de Kiko Matamoros ante su marcha a 'Supervivientes'

"Quiero demostrarme a mí mismo que se puede vivir sin aditivos ni conservantes. Voy con la intención de que me sirva para algo", dijo Kiko Matamoros en el 'Deluxe'. Por lo pronto, ha dejado de fumar, una de esas adicciones que Kiko ha confesado sufrir y de la que tanto cuesta desprenderse. Aunque el compromiso más 'hot' que Kiko ha lanzado antes de partir hacia la isla tiene que ver con su novia, Marta López Álamo. "Me comprometo a tener sexo en directo si viene a verme mi novia Marta". Uy, lo que ha dicho...

En las últimas ediciones, es normal que viajen a Honduras las personas más importantes de los concursantes, ya sean sus parejas, madres, padres, hijos o hijas... para darles una sorpresa. En esas visitas se producen las escenas más tiernas y emocionantes del reality. Cómo olvidar la visita de Alba Santana a su madre, Mila Ximénez, o la de Amador Mohedano a Rosa Benito, meses antes de su ruptura definitiva... Este año podemos estar ante la edición más golfa de 'Supervivientes' si se cumple el deseo de Kiko Matamoros.

Pero no todo es alegría y emoción para Kiko ante este reto que tiene por delante. "Lo que más me preocupa y tengo vértigo porque dejo aquí una estabilidad que no he tenido en mucho tiempo. La comunicación con mis hijos es maravillosa. Dejo a mi pareja con la que llevo tres años y un mes y la voy a echar mucho de menos porque no me he despegado de ella".