Lola ha tocado fondo y ya no puede más. A pesar de que la exparticipante de 'La isla de las tentaciones' está demostrando que es toda una superviviente, vivir en Playa Destierro desde la primera semana le está pasando demasiada factura y no puede soportar la tristeza que siente.

Artículo relacionado

Lola vivió una semana sola en el lugar más inhóspito y desagradable de los Cayos Cochinos y consiguió no solo vencer su pánico a la soledad sino desenvolverse como pez en el agua, y nunca mejor dicho, en el mar e incluso hacer fuego, y luego llegó Antonio Canales, segundo desterrado, para hacerle compañía. No obstante, la de León se siente derrotada y durante un bellísimo atardecer en Honduras se ha terminado rompiendo.

Lola en Superviviente

Lola sufre un fuerte bajón en 'Supervivientes'.

Mediaset

"Estoy agotada, de verdad, desgastada de estar aquí. Es muy duro", ha dicho Lola sin poder dejar de llorar. La joven no puede creerse que, tras su mala suerte en la primera semana de concurso, esté en Playa Destierro y en el mejor de los casos si se va salvando semana tras semanas tenga que vivir ahí durante meses. Lola echa de menos estar en grupo, la playa y la experiencia se le ha hecho demasiado cuesta arriba: "lo estoy haciendo lo mejor que puedo, pero tengo muchísima hambre".

"Me da igual dejarme de morir, me da igual comer, me quiero ir a mi casa, ya no quiero estar aquí", ha confesado Lola a Antonio Canales muy afectada.

Antonio Canales

Lola vive en Playa Destierro con Antonio Canales.

Telecinco

Antonio Canales se ha convertido en su compañero de fatigas y aunque ha llegado lleno de fuerza (y despotricando de todos sus compañeros) no está siendo el apoyo que Lola necesita para levantarse de este tremendo bajón, que preocupa a todos y que va a más. ¿Terminará tirando la toalla? Seguro que vuelve a reunir las fuerzas necesarias para seguir luchando.