Una vez alcanzado el acuerdo sobre la custodia de Milan y Sasha, los dos hijos nacidos de la unión entre Shakira y Gerard Piqué, la cantante colombiana va cerrando esos flecos de lo que ha sido su vida en Barcelona con vistas a iniciar una nueva vida en Miami. El último gesto que ha hecho Shakira para desvincularse de Barcelona ha sido darse de baja del palco privado que tenía en el Camp Nou, que utilizaba la cantante para ir a ver jugar a Piqué, junto a sus dos hijos y a Tonino, su hermano y representante.

Artículo recomendado

Shakira reaparece tras la mejor noticia que no es el acuerdo de divorcio con Piqué, su padre recibe el alta

Shakira reaparece tras la mejor noticia que no es el acuerdo de divorcio con Piqué, su padre recibe el alta

La ruptura con Piqué y la inesperada despedida del Barça del futbolista son motivos más que suficientes para que Shakira haya tomado esta decisión. Nada le une ya al club, más allá de que sus dos hijos llevan en la sangre el amor por los colores que durante tantos años defendió su padre. Seguro que los peques seguirán en la distancia las andanzas del equipo que entrena Xavi Hernández y seguro también que cuando Milan y Sasha viajen a Barcelona en vacaciones o a ver a su familia paterna regresarán algún día al Camp Nou, que tan bien conocen y que ha sido, casi, su segunda casa.

Ahora la vida va a ser distinta para los Piqué-Mebarak. Shakira tiene previsto dejar Barcelona tras las navidades y, por lo que se sabe, Shakira y Piqué han puesto la casa de Esplugues, el hogar familiar, a la venta. También se pondrá a la venta la casa contigua en la que están residiendo, hasta el momento, los padres de la colombiana, William y Nydia, ahora que al señor Mebarak ya le han dado el alta del hospital. Todo parece indicar que los padres de Shakira también se instalarán en Miami, ya que la colombiana siempre ha querido tenerlos cerca.

Inicialmente, se habló de que Piqué le compraría a Shakira su parte de la casa familiar, pero no va a ser así. Quizá Clara Chía no desee vivir en el que ha sido el hogar familiar de Piqué y Shakira, así que, por el momento, Gerard Pique y su actual pareja se han instalado en el tríplex que el exjugador tiene en la calle Muntaner de Barcelona, el que fue su piso de soltero.

Entre los acuerdos llegados por Shakira y Piqué tras la separación figura el hecho de que Piqué acepta que su ex se lleve a sus hijos a Miami, pero a cambio él podrá visitarlos siempre que quiera. Asimismo, abrirán una cuenta común para cubrir todos los gastos de los pequeños. Desde luego, y dado el jugoso patrimonio que tienen ambos, la cuestión económica no iba a ser ningún problema.

Tras más de doce horas reunidos los abogados de las dos partes, la expareja emitió un comunicado en el que se recoge el acuerdo alcanzado "que garantiza el bienestar de nuestros hijos y que se ratificará en el juzgado, como parte de un trámite meramente formal". Igualmente, desean que los niños tengan "la mayor seguridad y protección, y confiamos en que se respete su intimidad".