No es la primera vez que Sergio Ramos demuestra que es un hombre inquieto. Además del fútbol, que es su gran pasión, también ha puesto de manifiesto en repetidas ocasiones otros aspectos de su vida que le ha gustado cultivar. Por un lado, el deportista es un gran amante de la música, terreno en el que ha hecho sus pinitos ante el micro y también como productor.

También se ha descubierto junto a su esposa Pilar Rubio como unos marchantes de arte a la caza de la obra que más le provoque y, de paso, que más dinero pueda reportarles en un futuro. Además de sus bienes inmuebles. Sin embargo, el negocio que más rentable está resultando para Ramos son sus caballos.

Artículo relacionado

Sergio ha hecho de su amor por los animales una importante fuente de ingresos. Su Yeguada SR4 es una reata ganadora, y ahora ha vendido a uno de sus ejemplares más queridos y que mayores éxitos le ha dado. Se trata de Pícara de Ramos, la yegua que ganó en 2015 la medalla de oro en la selección de potras de dos años en el Campeonato del Mundo de Pura Raza Española celebrado en SICAB, entre otras competiciones de la misma categoría.

"¡Picara de Ramos! Te echaremos mucho de menos, y estamos seguro que seguirás triunfando con tus nuevos propietarios! @yeguadadiez #picaraderamos #nuestraprimeracampeonadelmundo #sr4 #teecharemosdemenos #yeguadasr4 #nuevosproyectos", se despedía de su campeona en redes sociales.

Sergio Ramos cría estos caballos de pura sangre en la Finca La Alegría, en Bollullos de la Mitación (Sevilla). Entre ellos, además de Pícara, ha destacado su premiado se4mental Yucatán de Ramos.

Según publicaba La Otra Crónica, el futbolista gestiona y declara todo lo referente a su negocio de los caballos pura sangre a través de la sociedad Sermos 34 SL que acumulaba en su último informe de 2017 "un patrimonio neto de 3.807 millones de euros e hipotecas y otras deudas bancarias por valor de 9'8 millones de euros".