Lo que tendría que ser una de las ocasiones más especiales en la vida de todo joven se está convirtiendo en un calvario. Alejandra Rubio, la hija de Terelu Campos, está a pocas horas de celebrar, por todo lo alto, su mayoría de edad. Un megafiestón en una discoteca madrileña que ha empezado con muy mal pie. Tras el retraso debido a la Semana Santa, ahora madre e hija se enfrentan a un nuevo fuego: la lista de los invitados que acudirán...

Artículo relacionado

La llegada de Alejandra Rubio al mundo de las 'celebs' despixeladas ha sido un auténtico bombazo. La hija de Terelu Campos se presentaba en sociedad acompañada de su madre varios días antes de cumplir los 18 años. Un adelanto que conseguía sembrar la duda en el programa donde trabaja la colaboradora. ¿Por qué había cambiado Terelu de idea respecto a su hija? ¿Cuándo había decidido posar con ella en lugar de tratar de pasar lo más desapercibida posible? El conflicto dura hasta día de hoy.

Alejandra celebrará su mayoría de edad con una fiesta rodeada de sus amigos y familiares, como ya hizo Andrea Janeiro en su momento. Una ocasión donde, además, también acudirán los más allegados a su madre y su abuela, María Teresa Campos. Algo que a nadie pilla por sorpresa, claro, pero que ha supuesto otro conflicto más. De repente, la propia discoteca ha enviado una convocatoria de prensa con los nombres de los vips que acudirán al evento. Extremo que no ha gustado a Terelu aunque asegura que, en ningún momento, se ha hecho con maldad. La colaboradora tiene mucha relación con la organización de la fiesta y sabe perfectamente qué ha pasado.

Entre los asistentes, el clan Campos al completo, Rocío Carrasco y Fidel Albiac, Makoke y su hija Ana, Nuria González, Arantxa de Benito, Ivonne Reyes o, como no, Kike Calleja. Una lista que, según la colaboradora, era provisional en el momento en el que se elaboró y que, a día de hoy, ya no estaría correcta. “El local tiene que saber quién entra y quién no”, ha explicado Terelu. “Hay personas que, después de mandar la lista, me han dicho que no podían”.

La colaboradora no ha querido entrar en más detalles sobre el evento -los compañeros de Sálvame han puesto en duda que, con este tipo de convocatoria, sea Terelu la que corra con los gastos de la fiesta-. Quedan dos días para que se celebre y no quiere eso afecte a la ilusión de su hija por una fiesta tan especial.