Sara Carbonero está aprovechando sus vacaciones al máximo y en su hoja de ruta de este verano había una cita que no se podía perder: Oporto. La periodista ha viajado este fin de semana a la ciudad en la que vivió cinco años junto a su familia, los últimos de su matrimonio con Iker Casillas, y donde hizo grandes amistades.

Artículo relacionado

"Volver" es el escueto pero potente mensaje de Sara Carbonero junto a un carrusel de imágenes que ha compartido en Instagram de varios momentos de su viaje. La exmujer de Iker Casillas ha aprovechado para visitar algunos de los rincones favoritos de Porto y, por supuesto, para reencontrarse con sus dos grandes amigas Ana Carolina Teixeira y Filipa Cardoso, que se convirtieron en su familia durante su estancia en Portugal.

Sara Carbonero vivió momentos muy importantes de su vida en la ciudad portuguesa, un lustro en el que vivió momentos felices, como el embarazo de su hijo pequeño Lucas, pero también complicados como su enfermedad o el infarto del padre de sus hijos, Iker Casillas.

La periodista ha dejado todo lo malo atrás, está radiante y feliz y encara su primer verano como soltera cargada de energía y con una agenda repleta de planes. Sara Carbonero ha vuelto a Oporto tras su etapa de crecimiento personal más importante, volcada en sí misma, en su trabajo y, por supuesto, en sus hijos. Pero también en sus amistades, su bálsamo en esta nueva etapa de su vida que desea disfrutar al máximo.

Fue el pasado mes de marzo cuando la revista Lecturas publicó en exclusiva la separación de Iker Casillas y Sara Carbonero. Días después, la expareja publicaba un comunicado confirmando la noticia y dejando claro que seguirían unidos por su familia. Ahora ambos afrontan su primer verano como separados y piensan aprovecharlo.