Uno de los momentos más esperados de la gana de 'Supervivientes' era conocer la reacción de Tom Brusse después de conocer los pasos de Sandra Pica tras romper su relación. Contra todo pronóstico, y después de soltar muchas lágrimas en Honduras, el francés se mostró de lo más frío con su exnovia y le confesó a Jorge Javier que Sandra "ya era una historia del pasado" y afortunadamente se encontraba "bien".

Este inminente reencuentro entre ellos ha llegado en un momento muy complicado para Sandra Pica. La catalana tuvo que ser ingresada el pasado lunes a consecuencia de una fuerte inflamación abdominal de la que poco a poco se va recuperando.

Artículo relacionado

"Mi ingreso fue porque en la analítica de sangre que me hicieron nada más llegar había varias complicaciones que hacían que mi estado de salud fuese muy débil y el dolor que tenía no me dejaba ponerme en pie", ha confesado a través de redes sociales la que fuera participante de 'La isla de las tentaciones'. Afortunadamente, ha recibido buenas noticias y mientras siguen en busca de la causa que ha provocado esta afección "en los análisis ha habido una mejora. Estoy muy feliz".

La joven, de 22 años, tendrá que seguir ingresada en el hospital hasta solventar por completo esta inesperada indisposición: "No descartan que haya algo más. Poquito a poco voy mejorando y estamos más cerca del diagnóstico final", confesaba a sus seguidores algo más animada.

Artículo relacionado

Ajeno totalmente al estado de salud de su ya exnovia, Tom Brusse agradeció que Sandra Pica no estuviera en el plató. Tal y como manifestó, su intención es mantener una larga conversación en privado. Por su parte, la catalana confirmó que no pensaba ver la final de 'Supervivientes' para evitar un empeoramiento en su estado de salud: "He tenido mucha presión en los últimos meses y eso ha sumado a mi estado actual", afirmaba.

Con Tom fuera del concurso desconocemos si ya se ha podido poner en contacto con Sandra o preferirá dejar pasar unos días...