Mila Ximénez y Lydia Lozano han vuelto a verse las caras en televisión. Después de que ambas vivieran un fuerte enfrentamiento durante ‘La última cena’ que incluso llegó a provocar que la segunda se fuera del plató, las dos colaboradoras se han encontrado cara acara este martes 2 de junio en ‘Sálvame’. Un momento lleno de tensión en el que salido a la luz todos los reproches.

Artículo relacionado

Nada más encontrarse y a escasos metros de distancia, Mila ha intentado preguntar a Lydia sobre su fuente. Algo ante lo que la aludida se plantaba muy cabreada. “Tú me llamaste resucita-Ylenia, no sé qué has dicho del Mississippi. ¿Y tienes valor de preguntarme sin ofender sobre la fuente?”, contestaba la colaboradora. Sin embargo, Ximénez no estaba dispuesta a callarse: “Te quiero preguntar si tú sigues manteniendo que tu fuente era una fuente fiable”.

Mila Ximénez Lydia Lozano

Lejos de responder, Lydia comenzó a cantar mientras que su compañera narraba que, en el año 2016, se había sometido a un tribunal deontológico donde se le preguntó por la fuente. “Ella reafirmó que se dejó llevar por una fuente no fiable y que ella es responsable y culpable de haber seguido una historia con una fuente no fiable. Dice que abusaron de ella y que la engañaron”, ha explicado la exconcursante de ‘GH VIP 7’.

Unas palabras ante las que Lydia Lozano se mostraba muy contundente. “Yo estoy con Mila para hablar de lo que pasó el viernes, no de lo que pasó en el 2005. No tengo nada más que decir”, aseguraba la periodista. Por ello, Mila ha querido aclarar todo lo que pasó el pasado viernes en plató.

Artículo relacionado

“No creo que sea nada ofensivo decir lo que decimos todos, que ella tiene una capacidad infinita para llorar pero que después se le pasa. Ella tiene la piel muy fina, se quería ir a su casa por que estaba cansada y se fue”, ha comenzado a explicar Mila. "La señorita Lydia Lozano tiene una enrome capacidad para arremeter contra alguien que considera que no tiene suficiente información sobre ella como periodista y colaboradora. Y yo sí lo tengo. Yo no arremeto contra alguien que está herido”, ha sentenciado. Un encuentro el plató que deja claro que la tensión entre ambas no para de aumentar.