Marta López Álamo nos ha conmovido al tratar públicamente y sin ningún filtro la etapa más complicada de su vida, en la que sufrió anorexia nerviosa. La novia de Kiko Matamoros, cansada de recibir tantas críticas por su físico a través de las redes sociales, ha explicado que desde niña siempre fue una niña delgada y fibrada, pero en la adolescencia, entre los 13 y los 17 años, cayó en un pozo del que afortunadamente ha salido fortalecida. "Pesaba 49 kilos con 1,73 cm de altura. Me empecé a obsesionar y coincidió con un problema que tuve en Granada con un grupo de amigas. No me adapté bien y me creó muchas inseguridades que somaticé en la anorexia". A tal punto llegó su estado que en cuatro año adelgazó 10 kilos más.

Artículo relacionado

Su pareja, Kiko Matamoros, ha querido hacer un guiño a la valentía de su novia y ha hablado de los serios problemas que Marta padeció en Sálvame. "Los tuvo y muy serios durante casi 5 años, tuvo anorexia nerviosa, llegó a pesar 39 kilos. Poniendo muy en riesgo su salud y sobre todo la estabilidad emocional de su familia y suya propia. Es un tema que a ella no le avergüenza en absoluto reconocer", ha dicho el colaborador.

Muy enamorado de la modelo, Kiko ha encontrado en Marta la estabilidad sentimental y acaba de confesar que su mayor suerte es poder despertarse cada día a su lado. El colaborador admira la personalidad de su novia y sobre todo destaca su fortaleza: "Lo cuenta porque recibía muchos mensaje señalando su delgadez. Ella es muy fuerte psicologicamente pero entiende que hay personas que están en la situación que atravesó y que desde su ámbito de influencer o como se quiera decir, les podía echar una mano para decirles que se puede salir. Y que bueno, evidentemente es un problema muy serio".

kiko matamoros marta lopez alamo
Instagram

Kiko Matamoros ha confesado que conocer de primera mano los problemas de Marta y saber lo mal que se llega a pasar por culpa de los complejos le ha hecho ser "extremo" cuando alguien es capaz de meterse con el físico de otra persona y pensar en el daño que pueden llegar a hacer las palabras hirientes. "Por eso soy extremo cuando hablo de estos comportamientos (ha dicho en referencia a los insultos de Yiya a Rocío Flores), porque no son aceptables".