Le ha dolido más el durísimo fuego cruzado que ha vivido con Kiko Hernández en directo, que la intervención a la que se acababa de someter. Candela Acevedo ha entrado este lunes en quirófano para aumentarse el pecho. Al poco tiempo de la operación, la expareja salía de la clínica de estética, atendía al reportero Kike Calleja y respondía a las preguntas de los colaboradores en plató.

Desde este domingo, Candela se encuentra en el ojo del huracán por la impactante información que desvelaba María José, madre de Tejado, sobre el trato en su caché por participar en GH DÚO. Según la progenitora del controvertido concursante, Antonio habría cedido parte de su caché para engrosar el de su expareja, y Kiko Hernández desvelaba la sustanciosa cantidad: nada menos que 3.000 euros al mes.

Artículo relacionado

Envuelta en un chaquetón negro en tejido 'peluche', Candela aparecía contenta y conciliadora por lo bien que había ido la intervención. "Pensaba que me iba a doler y que iba a estar más incómoda, pero estoy bien", le reconocía al reportero, a pie de calle. Asimismo, con una sonrisa triunfante, admitía que no iba a volver "a caer" en los brazos de Tejado "nunca más en mi vida".

Su buen talante se transformaba en ira y brotaba la versión más combativa de Candela al ser preguntada sobre el tema de su caché. Acevedo ponía entonces en duda las fuentes de Kiko Hernández y se liaba la mundial en directo. La exconcursante arremetía contra Tatiana, la representante del sobrino de María del Monte, y explica: "A mí nadie me habla de dinero ni negocio nada. A mí Antonio me dice: "Candela, vamos a intentar llegar a tal cifra". Y, al final, me dice: "Esto es lo que te van a dar". Se negocia todo por detrás y yo no estoy delante de esa negociación, y lo que diga Antonio ni me lo creo ni me fío un pelo".

Kiko ha perdido entonces los nervios, cuando Candela, ni corta ni perezosa, se ha puesto a hacer promoción de la clínica donde ha sido operada, y la ha llamado "listilla". Entonces, ella, antes de abandonar la conexión y volver al interior del establecimiento, ha acusado a Kiko de, hace dos años, decir que ella estaba embarazada, y de querer que gane Tejado GH DÚO, "para que nos demande a mí y a mi familia".