El caso Mainat tiene cada vez más aristas, a cual más sórdida. Un personaje secundario en la trama, la rusa Alina, se sentó en el polígrafo de Conchita, tras haber pasado una noche en el calabozo acusada de hurto. Alina es la novia de Gabriel, el 'escort' latino que, a su vez, es el amante de Ángela Dobrowolski, la todavía esposa deJosep Maria Mainat.

Artículo relacionado

Alina se convirtió en personaje al protagonizar una escena en directo, con gritos y palabras durísimas, a las puertas del garaje de la casa familiar de Josep Maria Mainat. Al final, la puerta se abrió y Gabriel la arrastró hacia el interior de muy malos modos, por lo que la policía acabó personándose en el lugar y se llevó a los dos detenidos, una por hurto y el otro, por violencia de género. Alina fue puesta en libertad tras pasar la noche en el calabozo, pero Gabriel no.

Alina, la rusa del caso Mainat

Puestos ya en antecedentes, Alina se sentó a las pocas horas en el 'Deluxe' y se sometió al polígrafo. De sus declaraciones, ha salido a la luz toda una nueva trama: los planes de Ángela para conseguir dinero. Uno de esos planes de la mujer de Mainat, según reveló, era realquilar las habitaciones de la casa para convertirla en un prostíbulo.

Alina y Gabriel, según reveló la joven rusa, se fueron a vivir a casa de los Mainat porque Ángela les "fastidió" el piso en el que vivían y se quedaron en la calle. "Llamaba a mi casero, tocaba los timbres de todos los vecinos... Un día se presentó en casa a las 12 de la noche, nosotros no estábamos, y cuando llegamos, tuvimos una fuerte discusión. Luego se fue y a los dos días, nos fuimos nosotros de la casa", relató. De ahí se fueron a la casa de Mainat y primero se instalaron en la habitación del jacuzzi y, después, en el sótano. "Nos cambiamos al sótano porque ella quería realquilar las habitaciones para conseguir dinero. Se lo quería alquilar a 'escorts', quería convertir la casa en un prostíbulo".

De eso hace 20 días. Según Alina: "Ángela pagaba 3.000 euros al mes a Gabriel, lo mantenía". También añadió que en esa casa, ubicada en el barrio de Horta, al norte de Barcelona, vivían unas 25 personas.

La joven, que dijo que trabajaba como astróloga, aunque es economista, afirmó que recibió muchos regalos de Ángela y que luego esta la acusó de haber robado estos objetos. También que, durante una discusión, llegó a agredirla. Alina está convencida de que Ángela habría intentado asesinar a Josep Maria Mainat la noche del 22 al 23 de junio.

Alina y Jorge Javier