A última hora del pasado miércoles salía a la luz el escabroso relato en el que el popular productor y exmiembro de La Trinca, Josep María Mainat, había sido víctima de un intento de asesinato por parte de su mujer, Ángela Dobrowolski. Tal y como publicó La Vanguardia, detuvieron a Dobrowolski, de 37 años, el pasado mes de junio después de que hallaran indicios de que había intentado matar a su marido. Al ser diabético, la alemana habría administrado insulina mientras dormía, lo que le produjo un coma que pudo acabar con su vida.

El objetivo de Ángela, según se ha publicado, no sería otro que ser una de las beneficiarias de la herencia millonaria de su todavía marido, de quien estaba separada desde principios de 2020. La primera reacción del entorno de Mainat ha llegado a través de Pol, hijo mayor del productor, que ha enviado un comunicado a Chelo García Cortés en pleno directo de 'Sálvame' y que nos ha transmitido Jorge Javier Vázquez.

Artículo relacionado

"Quiero pediros que entendáis el dolor que me produce vivir esta situación como hijo y como hermano de dos niños que no merecen nada de lo que está pasando. Son muchas las cosas que han pasado en el último año y todas terribles, me daría una profunda vergüenza contarla en público y desearía que jamás salieran a la luz. En este momento, toda mi energía está centrada en mantener a mi padre y a mis hermanos a salvo de una persona cuyo objetivo es la destrucción de nuestra familia", ha comenzado diciendo en el comunicado.

jorge javier vázquez sálvame

Tras conocerse la noticia del presunto intento de asesinato de Josep María Mainat a manos supuestamente de su mujer, se ha desencadenado toda una tormenta mediática que ha continuado con la aparición de una mujer en la casa del productor y que Pol ha decidido aclarar también: "Son cosas que nosotros desconocíamos por completo. Ni mi padre ni ningún miembro de nuestra familia conocemos a las personas que están apareciendo en nuestra casa. Estamos consternados al ver esas imágenes vergonzosas dentro de nuestra propiedad. Mi padre nunca ha participado en estas actividades tan solo ha pretendido ser un buen compañero y un buen padre", ha continuado.

Tras pasar a disposición judicial, finalmente Ángela fue puesta en libertad con cargos y con la obligatoriedad de presentarse cada semana en el juzgado. El hijo de Rosa María Sardà, por su parte, no va a dejar ni un segundo de brindarle todo el apoyo a su padre: "La justicia se ha encargado de demostrar, sin ningún género de duda, que las acusaciones de la esposa de mi padre contra él son absolutamente falsas. Lo que está sucediendo pone en riesgo su crecimiento y por eso pido el máximo respeto para protegerlos. Estoy dispuesto a soportar en mis espaldas todo lo que venga con tal de mantener a mis hermanos al margen de esta historia".

Rosa María Sardá y su hijo Pol