Pocos detalles se conocen de la vida personal de Rosa Maria Sardà, quien perdía la guerra contra ese cáncer linfático "invencible" después de seis años de lucha y es que tal y como reconocía ella misma hace apenas unas semanas en una entrevista con Jordi Évole: "El cáncer siempre gana. Siempre".

Artículo relacionado

En su legado deja haberlo hecho todo en lo profesional con ese característico y personal sentido del humor. Hija del barcelonés barrio de Horta, hermana del popular presentador y periodista Xavier Sardà, y vinculada desde sus inicios al círculo de cómicos de La Trinca (fundadores de la productora de 'Operación triunfo', Gestmusic), estuvo con uno de sus miembros, Josep Maria Mainat con quien nunca se casó porque "siempre quise ser libre" pero de quien se separó casi tres décadas después. Fruto de esa larga unión nació su único hijo, el productor y actor Pol Mainat, una maternidad que compatibilizó a las mil maravillas con sus giras.

Tras conocer el triste desenlace, el propio Josep Maria compartía este mismo jueves una entrañable imagen en blanco y negro junto a Rosa y su hijo Pol, ejemplo de la gran unión que pese a la separación existía entre ellos: "Fira de Santa Llúcia, 1980", ha escrito recordando lo que parecen unas vacaciones en familia.

Rosa María Sardá familia
Twitter @MainatJM

Hay que recordar como fue su hijo Pol el encargado de recoger el Gaudí de Honor en nombre de su madre en 2016 cuando estaba pasando por un complicado bache en la enfermedad. Tal y como desveló él mismo, su madre le pidió que fuera breve en el discurso y así fue: "Madre eres muy grande, buenas noches", sentenció.

No hay ninguna duda de que Rosa ha estado rodeada de hombres a lo largo de toda su vida. Es la mayor de cuatro hermanos: Federico, Xavier y Joan (murió en los años 80 enfermo de SIDA), de los que se tuvo que hacer cargo tras la temprana muerte de su madre. Y a pesar de los años "nunca nos soltó la mano" confesaba el propio Xavier. Y al lado de todos ellos ha sido su despedida.

Pol Mainat