Los peores temores de Rocío Carrasco se han cumplido. A solo unos días de poner punto y final a la docuserie 'Rocío: contar la verdad para seguir viva' su hijo, David Flores se veía en la complicada tesitura de declarar contra su madre en medio de un juicio por presunto impago de la pensión. "Ha dicho que quiere reclamar y con eso se disipa cualquier duda", ha explicado el abogado de Antonio David Flores a su salida del juzgado este viernes. Pero, ¿qué supone esta confesión en sede judicial para la hija de Rocío Jurado?

Artículo recomendado

David Flores acude a declarar al juzgado en la causa contra su madre, Rocío Carrasco

David Flores acude a declarar al juzgado en la causa contra su madre, Rocío Carrasco

La demanda fue interpuesta el pasado 1 de marzo por parte de Antonio David Flores, apenas 20 días antes de la emisión del primer episodio del documental. En ella reclamaba una cantidad económica (más de 7.000 euros) que harían referencia a la supuesta manutención de alimentos que le correspondería al joven. Aunque Rocío Carrasco todavía no tenía conciencia de si su hijo aceptaría o no declarar, optó por recurrir esta providencia por una serie de "irregularidades procesales", una serie de recursos que se tendrán que solventar antes de seguir adelante con el proceso judicial. Ahora, madre e hijo se enfrentan en una ardua batalla en los tribunales que promete ser larga. "Esto va mucho más allá de una cuantía económica y se terminará sabiendo que es lo que hay detrás de todo esto", le confesaba a Carlota Corredera.

Al margen del tema judicial, no cabe duda que el dolor afectivo de ver a su propio hijo declarando en su contra en lo que realmente ha dolido a Rocío Carrasco y así lo dejaba claro en su última reaparición televisiva: "Lo vivo con desesperanza porque vuelve a suceder, vuelve a ponerlo en la tesitura de tener que querellarse en contra de su madre y pedir cárcel para su madre. Lo vivo con desesperanza pero yo, al final, yo no pierdo la esperanza de volver a ver a mi enano y que todo esto termine", admitía visiblemente emocionada.