El 1 de junio del 2006, Rocío Jurado perdió la vida a causa de un cáncer de páncreas. Este trágico suceso destrozó por completo al clan Mohedano, principalmente a Rocío Carrasco. La hija de la más grande ha reconocido en infinidad de ocasiones que el fallecimiento de la cantante marcó un antes y un después en su vida. Pero, ¿cómo vivió todo el proceso? La mujer de Fidel Albiac se ha roto por completo al recordar el instante en el que se enteró de la enfermedad de su madre.

Artículo relacionado

“En agosto del año 2004, a mi madre le diagnosticaron la enfermedad, ella se encontraba mal, fue al médico y le dijeron que tenía que irse para Madrid directamente. Yo estaba fuera de España y me llama y me dice: ‘Rocío llevo unos días que no me encuentro bien, he ido al médico en Cádiz y voy camino de Madrid’. Y nada, hicimos las maletas y nos fuimos para Madrid y llegamos cuando ella estaba en Montepríncipe", ha narrado con profunda tristeza Rocío Carrasco ya que Rocío Jurado era la persona más importante de su vida.

"Tenía un cáncer de páncreas. Le pregunté al médico ‘¿y eso que significa?’... Y me dijo que el 80% no sobrevive. Le dije me da igual, mi madre está en el 20. Sentí miedo, terror, mucho miedo. Ese mes que ella estuvo en ese hospital recibió todas las muestras de cariño habidas y por haber, por los medios, por la gente", ha continuado contando profundamente orgullosa de lo querida que era Rocío Jurado, algo que propició su cara a cara definitivo con los medios.

rocío carrasco muerte rocío jurado

Rocío Jurado hundida al recordar el instante en el que Rocío Jurado le comunicó su enfermedad.

Telecinco

"Ella ante esas muestras de cariño, de amor y de afecto, se ve en la obligación de comunicar públicamente lo que tenía y lo que tenía pensamiento de hacer", ha seguido mientras visionaba las imágenes del 17 de septiembre del 2004, momento en el que la artista comunicó públicamente su batalla contra el cáncer.

Artículo relacionado

No son unas imágenes fáciles de recordar y Rocío Carrasco no ha tardado en reaccionar: "Me sentí muy orgullosa de ella ya no como madre, que siempre lo estuve, sino como persona. Hizo un ejercicio de fortaleza aunque por dentro se estuviera muriendo, en cierta forma eso le podía dar esperanza a mucha gente que la viera. Mi madre cuando terminó la rueda de prensa se fue con su vecina, que era su abogada, a hacer algunas gestiones. Ese día firmó su testamento y sus últimas voluntades"...

Pero no solo Carrasco se vino abajo, ¡su familia también! "En ese momento la familia se hunde, van pasando los días pero cada uno empieza... El fin de alguien da paso al comienzo de muchos. Por supuesto el padre de los niños lo rentabilizó”, ha concluido.

Rocío Jurado

Rocío Jurado el día que hizo pública su enfermedad.