Rocío: contar la verdad para seguir viva vuelve a la carga. Hoy, miércoles 7 de abril, Rocío Carrasco continúa su brutal alegato en el documental que ha marcado un antes y un después en su vida. La hija de Rocío Jurado lleva semanas cargando duramente contra Antonio David Flores y, entre lágrimas, se ha roto al hablar de sus hijos: "Prefiero pensar que yo no he hecho daño a mis hijos... A lo mejor me he equivocado, todo lo que he hecho se me ha vuelto en contra, está claro", se lamentaba en los episodios cuatro y cinco emitidos el pasado domingo. Ahora, y tras destapar el distanciamiento con su padre Pedro Carrasco por los feos que le hizo a Fidel Albiac, Rocío ha hablado como nunca sobre el tiempo que estuvo sin hablarse con su progenitor y como su actual marido se convirtió en la persona clave para la reconciliación entre padre e hija.

Artículo relacionado

El episodio número seis ha comenzado con Rocío Carrasco visualizando una entrevista de Pedro Carrasco con María Teresa Campos, una oportunidad de oro para contar con pelos y señales la larga temporada en la que no mantuvieron contacto ninguno.

Rocío Carrasco

Rocío Carrasco recuerda, entre lágrimas, a su padre Pedro Carrasco.

Telecinco

"Yo ahí no tenía relación con él, y es verdad, mi padre no conocía a Fidel y por desgracia no le dio tiempo a conocerlo. Cuando ese año y pico pasa en el que yo no tengo relación con mi padre me llamó por teléfono para llevarle los niños a un determinado sitio para darles los regalos de Reyes. Pero le digo que antes teníamos que tener una conversación. Fidel me dijo que si yo no llamaba a mi padre y le decía que viniera a mi casa pues que él se iba, que yo tenía que hablar con mi padre y así lo hice", ha comenzado detallando Rocío Carrasco.

pedro carrasco

Pedro Carrasco durante una entrevista con María Teresa Campos.

Telecinco

"Le llamé, tuvimos una conversación muy larga, en presencia de su mujer, de la que era su mujer en ese momento. Fidel no estuvo en esa conversación para que no estuviese mi padre incómodo. Mi padre pidió perdón a Fidel, a mí, me dijo que me quería, que él tenía miedo y tenía recelo a que Fidel pudiese ser del perfil del padre impío y esa conversación terminó de esa forma", ha continuado dejando al descubierto la desconfianza que el exboxeador sentía por Fidel Albiac tras el accidente que casi les cuesta la vida. ¡Aunque terminó reconociendo sus errores!

Artículo relacionado

"Termina con un te quiero, llorando porque él se da cuenta que ha metido la pata y que él me había hecho daño y tenía razón suficiente para estar dolida. Es la última vez que le vi. Hablé con él por última vez gracias a Fidel, porque no tenía pensado tener esa conversación ni mucho menos", ha añadido minutos antes de destapar la llamada más nefasta de todas.

"Pocos días después de esa conversación nos fuimos a Sevilla y me fui de compras. Me llamó Fidel al teléfono y me dijo que fuéramos para la casa y cuando llegué lo primero que me dijo fue: "Ro a tu padre le ha dado un infarto". Le dije ahora le llamo y mañana nos vamos nosotros, está con Raquel y sus hermanos. Me hizo un gesto con la cabeza y yo ya sabía que mañana no había y nos fuimos corriendo para Madrid", ha seguido detallando intentando borrar todos y cada uno de los recuerdos que tiene del día del entierro.

"No quiero recordar nada de ese día, en ese momento lo único que sé es que se fue mi padre, pero no solo mi padre se fue mi niñez. Yo era locura con mi padre, se me fue un trozo de mí", ha rematado asegurando que pasara lo que pasara, sentía devoción por Pedro Carrasco.

Rocío Carrasco Pedro Carrasco

Rocío Carrasco junto a su padre, Pedro Carrasco.

Cordon Press