Antonio Resines abandonaba la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Gregorio Marañón de Madrid este viernes para felicidad de todos. Después de más de un mes luchando contra los efectos del Covid-19, el popular actor conseguía ganar la batalla tal y como confesaba su amiga Fiorella Faltoyano.

A lo largo de estas semanas, la familia del actor ha preferido mantener silencio y la información caía a cuentagotas. Hasta ahora, que tanto su mujer como su hijo han celebrado su mejoría. Ricardo ha vivido con angustia e incertidumbre el día a día de su padre en el hospital. Muy discreto con su vida privada, el joven no ha dudado en dar la última hora sobre el estado de salud de Antonio Resines solo unas horas después de que el intérprete haya sido traslado a planta. ¡Todas las declaraciones en el vídeo!

Artículo recomendado

Antonio Resines sale de la UCI tras un mes de lucha contra el coronavirus: "Ha ganado la batalla"

Antonio Resines sale de la UCI tras un mes de lucha contra el coronavirus: "Ha ganado la batalla"

Ricardo Fernández de Mateo, de 39 años, es el único hijo del actor, fruto de su relación con Marisol de Mateo. Aunque ha seguido los pasos de su padre en el mundo artístico en su caso ha preferido mantenerse detrás de las cámaras. Es ayudante de dirección y ha llegado a trabajar junto a su progenitor en ficciones como 'Aquí paz y después gloria', de Telecinco.

El joven siempre ha querido desligarse de la fama de su padre, tanto que lejos de adoptar el apellido Resines para abrirse alguna que otra puerta prefirió mantener Fernández, el primer apellido del protagonista de 'Los Serrano'.

La única vez que Resines ha hablado de su hijo fue durante el programa 'Mi casa es la tuya' de Bertín Osborne. Allí, el actor habló de su desconocida faceta como padre: "Me quedé con mi hijo desde los 8 años hasta que se fue de casa. No soy el mejor ni el peor padre, he estado mucho tiempo fuera. Nos hemos peleado, pero he sido un padre normal", contaba por aquel entonces.

Ahora, Ricardo ya respira tranquilo después de comprobar como su padre evoluciona favorablemente después de semanas muy complicadas.