Sara Carbonero e Iker Casillas decidían tomar caminos por separado con una firme promesa, la de estar unidos pese a todo por el bienestar de los dos hijos que tienen en común. Por el momento, su relación parece idílica y es que no se dejan de intercambiar mensajes a través de redes sociales dejando entrever que a pesar de la ruptura sentimental existe muy buen rollo entre ellos.

Después de una agitada semana de trabajo que Sara Carbonero ha definido como "llena de gente bonita y mucha luz", se despertaba este sábado algo nostálgica pero cargada de esperanza. La periodista compartía con sus seguidores un relato cargado de melancolía y como bien ella señala de "aprendizaje".

Artículo relacionado

"Empezar así el sábado", escribía Sara Carbonero junto a este texto en el que se muestra optimista a pesar del dolor, la mentira o el engaño al que se ha enfrentado a lo largo de su vida. "Aprenderás que las promesas no siempre se cumplen. Y que las personas importantes no te fallan, aunque se equivoquen, siempre estarán", cita el relato que refleja a la perfección el momento en el que se encuentra la presentadora.

La vida de Sara Carbonero daba un giro de 180º en el momento en el que le diagnosticaron su enfermedad hace ya dos años. Una dura batalla de la que aprendió que la vida hay que exprimirla, que la felicidad está en los pequeños detalles y muchas veces no hay que hacerse tantas preguntas: "Decir no a tiempo es una victoria. La vida te pondrá en el camino de otros, pero no es responsable de lo que ocurra después. Quedarte o alejarte de personas o de lugares es tu elección. Y entonces aprenderás que la soledad es uno de los mejores lugares que existen para seguir aprendiendo". Leyendo estas palabras es inevitable que la periodista se haya sentido identificada al 100%.