Uno de los grandes motivos que llevó a Meghan Markle y al príncipe Harry a abandonar Reino Unido y hacer efectivo el Megxit fue su hijo, Archie. Desde su nacimiento, la pareja ha intentado que el pequeño tenga una infancia lo más normal posible, alejado de la exposición mediática que supone ser miembro de la casa real británica.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry podrían frenar la revisión del 'Megxit'

Meghan Markle y el príncipe Harry podrían frenar la revisión del 'Megxit'

En California, la pareja ha conseguido blindar la intimidad del pequeño. Es más, desde que dejaron de ser miembros de alto rango de la casa real, apenas hay imágenes de Archie. Apenas varias publicaciones, como una en la que Meghan Markle aparecía leyéndole un libro al más pequeño. Por ello, cada vez que alguno de los duques de Sussex habla de él en público es todo un acontecimiento.

Algo que ha hecho el príncipe Harry durante el lanzamiento de una nueva plataforma de streaming llamada WaterBar Network, en la que se puede encontrar contenido que promuevan la defensa del medio ambiente. El duque de Sussex participó con un vídeo grabado en su casa, en el que se sinceró como había cambiado su visión del mundo desde que es padre.

“En el momento en el que te conviertes en padre todo cambia porque empiezas a preguntarte qué sentido tiene traer una nueva persona a este mundo si cuando ellos tengan tu edad el planeta va a estar totalmente destruido”, ha asegurado el duque de Sussex en un vídeo que ha compartido la plataforma en su cuenta de Instagram.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry se concentran en la decoración de Navidad de su casa tras su año más complicado

Meghan Markle y el príncipe Harry se concentran en la decoración de Navidad de su casa tras su año más complicado

No podemos robarles su futuro. Realmente no podemos. Esa no es la misión por la que estamos aquí”, ha continuado. El príncipe Harry ha querido dejar claro así que para él el nacimiento del pequeño Archie ha cambiado su visión de la vida a niveles que nunca hubiera imaginado. Un hijo por el que incluso decidió dejar atrás la familia real británica.