“La noticia aquí es que se ha cometido un delito”. Estas han sido las primeras y tajantes palabras de Santi Millán después de que este pasado domingo, un vídeo de contenido sexual en el que aparecía el actor manteniendo relaciones con una mujer que no es su esposa veía la luz a través de las redes sociales. Una filtración producida sin consentimiento de los protagonistas.

Artículo recomendado

Rosa Olucha, mujer de Santi Millán, rompe su silencio tras la filtración del vídeo íntimo del presentador

Rosa Olucha, mujer de Santi Millán, rompe su silencio tras la filtración del vídeo íntimo del presentador

El honor de Santi Millán se veía gravemente vulnerado y rápidamente, eran muchas las voces que alertaban de su existencia y advertían de la ilegalidad de compartir un contenido de este tipo sin el consentimiento de los protagonistas.

No sería hasta poco después cuando el actor decidiese romper su silencio ante la gravedad de los hechos. “No pienso hacer ningún comentario”, aseguraba en declaraciones al periódico ABC. “Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito. Yo no entiendo de leyes ni demás, así que no voy a comentar”. Tanto Santi Millán como, sobre todo, la que es su actual pareja, Rosa Olucha, han querido poner sensatez y coherencia a las reacciones.

Comunicado de Rosa Olucha

“Yo estoy bien. Deberías preguntaros cómo está él. Él es el que ha sufrido un ataque a su intimidad. Su intimidad. Suya y de nadie más”. Rosa Olucha, pareja de Santi Millán, se pronunciaba a través de sus redes sociales después de la filtración del citado video. “Yo no soy una víctima y aquí no hay ni bandos ni propiedades. Ni él es mío ni yo soy suya. Existen muchos tipos de familia. En la nuestra, la libertad, el respeto y la tolerancia son los pilares sobre los que hemos construido este proyecto”, ha asegurado a través de un extenso comunicado.

Conviene recordar que el Código Penal tipifica este tipo de hechos como un delito de revelación de secretos que acarrea no solo una multa, sino también penas de privación de libertad de hasta cuatro años.