En menos de una semana, el cine español vive su gran noche anual de glamour y emociones desbordadas. Este sábado 25 de enero se celebran la edición 34 de los Premios Goya. Una lluvia de galardones, looks de infarto y anécdotas que no vemos el momento de que tengan lugar. Poco a poco vamos conociendo algunos ingredientes de la ceremonia, que este año vuelve a correr a cargo de la pareja cómica (y en la vida real) Andreu Buenafuente y Sílvia Abril, pero una de las incógnitas más serias que planea sobre la gala está relacionado con el Goya de Honor.

Artículo relacionado

A estas alturas (y de hecho, fue de las primeras informaciones que se difundieron), todos saben que Pepa Flores, la entrañable Marisol, es la actriz a la que se le reconoce su talento y su exitosa trayectoria. Un icono que ha visto crecer su leyenda después de tomar la drástica decisión de vivir completamente apartada de la vida pública. Muy estricta y celosa de su vida desde que se retiró, ha despertado suspicacias y dudas sobre su aparición para recoger su galardón honorífico. Si cumpliera a rajatabla con su voluntad de seguir al margen de los focos, no cabe duda de que privaría a los Goya de este año de uno de los momentos más emocionantes. Y es que todos estamos deseando que esta gala acabe siendo histórica, no solo por los nominados, sino porque supondría 'sacar' del anonimato a Pepa Flores después de décadas en silencio. Un tiempo que no ha hecho mella en el recuerdo, pues ha quedado claro en homenajes que se la echa (y mucho) de menos.

Artículo relacionado

Amaia Romero, que será la protagonista de uno de los momentos musicales de los Goya 2020 y se encargará de interpretar una de sus canciones, podría así cumplir su sueno de cantar uno de los temas de su ídolo justo en su presencia.

A pesar de haberse retirado, el halo de leyenda que aún persigue a Pepa Flores ha hecho que en diversas ocasiones vuelva a convertirse en personaje de máxima actualidad. "Desde que recorría los pueblos de España con cinco funciones diarias, Pepita sufrió tantos abusos que a veces no podía salir al escenario por tener el cuerpo lleno de cardenales", contaba en 2018 Pilar Eyre en su blog de Lecturas. "La misma Marisol habló de secuestro, vejaciones sexuales y maltrato en una entrevista estremecedora publicada en Interviú", recuerdaba entonces la periodista.