Paloma Cuevas ha vivido su año más complicado, sentimentalmente hablando. La empresaria y Enrique Ponce han roto su matrimonio tras 25 años juntos y dos hijas en común. El torero ha rehecho su vida al lado de Ana Soria, una joven estudiante de Almería mientras que Paloma se ha refugiado en las personas más importantes de su vida.

Paloma y Bianca, sus hijas han sido su apoyo incondicional durante estos últimos meses pero, también, sus padres. Cuevas siempre ha mostrado su lado más discreto a pesar de la lluvia mediática que ha supuesto su separación con el diestro y, en más de una ocasión, ha optado por el silencio mientras que Ponce ha gritado a los cuatro vientos su amor por Ana. Pero la última declaración de amor de Paloma a su padre, Victoriano Valencia, ha vuelto a dejar constancia de que es una de sus debilidades.

Artículo relacionado

"Si te quisiera más explotaría", ha escrito Paloma Cuevas en su perfil de Instagram junto a una imagen enternecedora cogiendo del brazo a Victoriano. La imagen ha conseguido superar ya los 17.000 'likes' y en uno de los hashtags ha dejado claro lo que significa su progenitor para ella: "El capitán de mi alma".

paloma cuevas y su padre

Paloma Cuevas comparte la foto más tierna junto a su padre, Victoriano Valencia.

Instagram @palomacuevasofficial

¡Son puro amor! No es la primera vez que Paloma le hace una declaración de estas características. El pasado mes de agosto, la futura exmujer de Enrique Ponce se deshizo en halagos hacia su padre y le ha agradeció, de corazón, toda la ayuda que ha recibido por su parte: "Cuando era una niña recuerdo que te veía tan grande... Ahora que soy adulta te veo inmenso. Gracias por tu entrega".

Artículo relacionado

Nueva aventura profesional

En pleno proceso de divorcio, Paloma Cuevas ha puesto todo de su parte para olvidar esta etapa tan complicada que está atravesando. ¡Y lo ha conseguido! Su último proyecto laboral ha sido como diseñadora de pulseras solidarias para la Fundación Aladina, una organización que se encarga de ayudar a niños y adolescentes que padecen cáncer, así como a sus familias.

Además, ha confesado en qué lugar y en qué cosas ha encontrado, de una vez por todas, la paz que tanto necesitaba: Paloma se ha centrado en la naturaleza, en los caballos, la música y la lectura.