Aunque a la mayoría de las niñas nada más nacer le agujerean los orejas para llevar pendientes, en el caso de las princesas es diferente. Y la princesa Leonor y la infanta Sofía no iban a ser menos. ¿Te has preguntado alguna vez por qué la heredera al trono sí lleva pendientes y su hermana no? Pues la respuesta es mucho más sencilla de lo que imaginas.

Artículo relacionado

Hay una regla no escrita entre los miembros de la realeza por la que a las princesas no se les agujerean las orejas a menos que ellas lo pidan. Hace unos meses, Elisabeth de Bélgica, de 16 años, apareció con unos pequeños pendientes en el posado de verano, mientras que Leonor los lleva desde que prácticamente era una niña.

La heredera al trono apareció por primera vez con unos pendientes con siete años y fue ella misma quien pidió ponérselos, con dos años más lo hizo Ingrid Alexandra de Noruega, la hija del príncipe Haakon y Mette-Marit, que luce pendientes desde los 9 años. La infanta Sofía, con 11 años, aún no ha querido dar ese paso, como tampoco lo ha dado Eleonore de Bélgica a los 10 años.

¿Se animará a hacerse los agujeros la infanta Sofia? De momento, no ha dado pistas sobre ello pero el día que dé este paso tendrá un gran joyero, heredado de su madre, que lucir, como los pendientes de estrellas de Chanel que le regaló la maison por el nacimiento de la princesa Leonor y los pendientes largos de perlas australianas que también están entre sus favoritos.