El pasado lunes 23 venía al mundo el tercer hijo de los duques de Cambridge y llegó a su casa antes incluso de tener nombre. Mucho se ha especulado sobre los motivos por los que su madre se ha ido a casa tan solo siete horas después de dar a luz pero la respuesta es mucho más sencilla de lo que parece.

Artículo relacionado

Este no ha sido uno de los privilegios que ha tenido la duquesa de Cambridge. Resulta que en el Reino Unido es muy común que las mujeres salgan del hospital lo antes posible después de haber dado a luz siempre que el parto haya sido natural y sin epidural. De hecho, hay datos que confirman que la estancia máxima en estos casos es de un día y medio como máximo.

En cualquier caso, Kate contará con la presencia constante en palacio del equipo médico de la Casa Real y recibió la visita de una matrona del hospital 24 horas, otra a los 3 días y la siguiente dentro de cinco. 10 días después de haber dado a luz, Kate será la que visite el centro médico para someterse a una revisión más exhaustiva.

Si Kate ya pasó poco tiempo en el hospital después del nacimiento de sus anteriores retoños con este se ha salido. Tras el nacimiento de George, Kate sí que hizo noche en el hospital pero porque el niño no vino hasta por la tarde. Sin embargo, cuando nació la pequeña Charlotte, ambas se marcharon a casa a las 10 horas.