Las emociones que tiñen las palabras de Paz Padilla cada vez que habla de su hija, Anna Ferrer, además de amor infinito, es orgullo y muchísima tranquilidad. La presentadora se siente muy satisfecha por todo lo que está consiguiendo su hija con su propio esfuerzo y por el camino profesional que ha decidido seguir. Anna Ferrer ha estado al lado de su madre en el durísimo proceso de acompañar a su marido, Antonio Juan Vidal, que falleció hace casi cinco meses, pero sin eludir ni descuidar sus estudios ni sus proyectos, entre los que están su rol como influencer, con el que se gana muy bien la vida, como ha deslizado Paz Padilla, muy sorprendida de que pueda estar tan bien pagado.

Artículo recomendado

'Sálvame': Paz Padilla y los colaboradores felicitan la Navidad con un divertido vídeo

'Sálvame': Paz Padilla y los colaboradores felicitan la Navidad con un divertido vídeo

Después de que Belén le haya brindado un valioso consejo a la hija de su querida amiga Terelu Campos, Alejandra Rubio, Kiko Hernández ha querido saber si la propia Paz Padilla había brindado sus conocimientos y su experiencia a su hija con alguna palabra inspiradora, y la presentadora, sin ninguna duda, le ha respondido: "Anna, el consejo que le he dado, es lo que está haciendo, que es un Máster".

Para Paz Padilla es muy importante la formación académica y así se lo ha ido transmitiendo a Anna, que se ha tomado muy en serio su currículum académico. Hace casi un año acabó la carrera de Economía y tras esto decidió continuar su formación estudiando un Máster en Gestión, Dirección y Creación de Producto, cuyos conocimientos está poniendo a prueba con el proyecto que comparte con su madre: la tienda de ropa Noniná, que abrieron en Zahara de los Atunes (Cádiz). "Lo ha impulsado ella", ha querido subrayar.

Artículo recomendado

Paz Padilla y su hija Anna Ferrer disfrutan de una escapada a Canarias juntas

Paz Padilla y su hija Anna Ferrer disfrutan de una escapada a Canarias juntas

Paz Padilla ha seguido presumiendo (porque puede) de los logros de Anna quien, además de hablar "perfectamente" inglés, catalán y 'defenderse' en fráncés, también tiene su trabajo como 'influencer' que, por lo que ha deslizado la presentadora le aporta generosos beneficios. "Anna como influencer gana bastante. Yo alucino", contaba a sus compañeros de 'Sálvame'. Pero lo que más orgullo le produce a Padilla es que su hija haya querido seguir estudiando, "evolucionando y creciendo como persona y como mujer". Ni Paz Padilla ni su hija quieren maquillar la realidad, "el hecho de ser 'hija de...' te abre puertas", pero la presentadora también tiene claro que "tienes que seguir creciendo" y considera que su hija Anna está siguiendo esa senda.