La pareja formada por la tenista Paula Badosa y el modelo Juan Betancourt están viviendo unas idílicas vacaciones en las islas Maldivas, uno de los destinos turísticos más frecuentados por los famosos en los últimos meses, ya que este pequeño país de atolones del Índico no exige ningún requisito por la pandemia para visitarlo. Y es un lugar paradisíaco: playas de arena blanca, aguas azul turquesa... un lugar elegido por muchos recién casados para disfrutar de su luna de miel.

Artículo recomendado

Juan Betancourt, el concursante más sexy de 'MasterChef Celebrity 2'

Juan Betancourt, el concursante más sexy de 'MasterChef Celebrity 2'

Y Paula Badosa, que este 2021 está siendo su mejor año tras haber ganado el Masters 1000 de Indian Wells, y Juan Betancourt están disfrutando de una luna de miel anticipada. Porque la pareja, atención, ya piensa en boda. Junto a una de las espectaculares imágenes que han compartido en sus respectivas cuentas de Instagram, Juan Betancourt, abrumado por el paisaje de Maldivas, se pregunta: "Y ahora dónde voy yo de luna de miel...". Pregunta que Paula Badosa se encarga de contestar: "Algún sitio pensaremos".

Juan Betancourt

Juan Betancourt y Paula Badosa se han alojado en uno de los hoteles más lujosos de Maldivas, el Ritz-Calrton, cuyas villas cuestan entre 2.500-3.000 euros la noche.

Instagram @juanbetancourtt

Tal declaración de amor hace pensar que la pareja no solo está enamoradísima sino que ya hace planes de futuro. Desde que iniciaron su relación hace unos meses, prácticamente no se han separado. La profesión de Paula la obliga a viajar por todo el mundo, pero Juan no la ha dejado sola y ha estado junto a su amor en este periplo que es el circuito profesional de la WTA.

Paula Badosa y Juan Betancourt

Abrazados y desnudos, Paula Badosa y Juan Betancourt se relajan en la piscina privada de su villa.

Instagram @paulabadosa

Como 'premio' a una dura temporada tenística, la pareja se ha alojado en uno de los hoteles más lujosos de Maldivas, el Ritz-Carlton, cuyas villas con vistas al mar y piscina privada cuestan, ojo, entre 2.500 euros y 3.000 euros la noche. Desde luego, superar este lujo asiático en una hipotética luna de miel les va a costar sus buenos dineritos.