Arturo Fernández ha fallecido este jueves 4 de julio a los 90 años. El caballero, el eterno galán, que nunca hablaba de sus conquistas. Un hombre de parejas, eso sí, Arturo Fernández siempre ha sido un gran defensor del amor.

El actor se casó en primeras nupcias con la catalana Isabel Sensat en 1967. Del matrimonio nacieron tres hijos. María Isabel, Arturo y María Dolores siempre han sido la gran alegría y el punto débil de Arturo Fernández, abuelo hasta en cuatro ocasiones.

Artículo relacionado

El matrimonio de Arturo Fernández e Isabel Sensat duró algo más de una década. Su unión se rompió pero siempre mantuvieron una buena relación.

Años más tarde apareció en su vida Carmen Quesada, el gran amor del intérprete, su compañera más fiel. Se conocieron cuando ella tenía 21 años y él 50. A pesar del revuelo que siempre suelen causar este tipo de relaciones, para Arturo y Carmen nunca fue un problema su gran diferencia de edad, y así lo han demostrado hasta el final.

Carmen Quesada ha sido su compañera durante más de tres décadas cumpliendo así un deseo que le persiguió desde muy pequeña. Como anécdota, la abogada contó a Bertín Osborne en su programa que se enamoró de Arturo Fernández cuando lo vio en una función de teatro en el colegio. "Yo ya iba conquistada de casa y tuve que insistir", aseguró nostálgica.

"Carmen es muchísimo más inteligente que yo", dijo en una ocasión Arturo Fernández sobre su mujer, con la que nunca llegó a casarse pero a la que le unía lo más importante: el amor y el compromiso. Una mujer familiar y con grandes dotes culinarias, según destacó el propio intérprete en más de una ocasión, pero sobre todo compañera, compañera de vida.