Una de las diferencias de ‘Operación Triunfo’ respecto a otros talent shows musicales es que, en su caso, los concursantes conviven las 24 horas dentro de la academia durante su paso por el programa. Y claro, el roce hace el cariño entre los jóvenes participantes, pero a veces también surgen los rifirafes. Es lo que ha pasado en ‘OT 2018’. Ha tardado un mes, pero la primera bronca ha llegado.

Artículo relacionado

Al parecer, Noelia, molesta porque según ella Julia está cantando todo el día, mandó callar a su compañera. A la gaditana no le hizo gracia ese reproche y se mostró enfadada. Carlos trató de calmar las aguas. “No te enfades por eso porque no es para enfadarse”, le dijo. Pero Julia se quejaba de que su compañera se lo había repetido en muchas ocasiones.

Más adelante, Carlos preguntó a Noelia si se le había pasado el enfado. “Yo no estoy enfadada, estoy mosqueada. Cuando me cabree, os esconderéis. La gente tiene que aprender... cuando se me toca el coño, es lo que hay. Sorry”, respondió la malagueña a sus compañeros. La tensión, lejos de desaparecer, iba en aumento.

A la hora de la comida Noelia se sentó en otra mesa para no coincidir con Julia. María enseguida se percató de la incómoda situación y se expresó: "Oye, que alguien se ponga ahí, o me pongo yo, que me sabe mal…”. La reacción de la malagueña no fue precisamente conciliadora. “Si siempre ha estado vacía y no se ha muerto nadie…”, dijo. Lo que ocurrió después es una incógnita, ya que los concursantes se fueron al plató de ‘OT’ a ensayar la gala.