La última aparición de Paloma Rocasolano durante unas vacaciones con amigos en Cuenca ha desatado toda la polémica, y no porque haya sido tratada como todo un miembro de la familia real sino por su sorprendente nuevo aspecto físico.

No ha duda, que la imagen de la madre de la Reina ha cambiado a lo largo de estos 15 años en los que su hija es miembro de la familia real, pero en esta nueva imagen presenta un rostro algo diferente al de su última aparición pública, en los Premios Princesa de Asturias en octubre del año pasado.

Artículo relacionado

Comparando las dos imágenes es evidente que Paloma ya no tiene arrugas en la frente y ha mejorado la apariencia de sus bolsas y ojeras. Además, presenta una piel mucho más luminosa, un efecto consecuencia de la generación de colágeno que provocan infiltraciones como el bótox.

Desde que se jubilase en 2017, Paloma Rocasolano disfruta de una vida tranquila ajena a los focos. Sus mayores aficiones son el deporte, saliendo con amigos, viajar y, como no, ejercer de abuela.

La próxima vez que la veremos será el 18 de octubre en Oviedo, con motivo del debut de la princesa Leonor en los premios que llevan su nombre.