Hasta ahora, los Reyes han medido al máximo las apariciones públicas de sus hijas. Una acción muy criticada, todo por querer mantenerlas alejadas de la presión mediática de la familia real, pero parece que esos tiempos en los que veíamos a Leonor y Sofía en foto han pasado a la historia.

En 2018, don Felipe impuso el Toisón de Oro a la Princesa de Asturias en un acto público. El pasado mes de diciembre, la princesa Leonor y la infanta Sofía asistieron en el Congreso a la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución. En junio, sin ir más lejos, las hijas de los Reyes celebraron los primeros cinco años de reinado de Felipe VI presenciando la imposición de la Orden del Mérito Civil a 41 ciudadanos... Un sinfín de actos en los que hubiese sido impensable la presencia de las pequeñas de la casa.

Artículo relacionado

Eso fue solo una introducción a la que será su verdadera aparición como heredera al trono: Los Premios Princesa de Asturias que se celebrarán el próximo 18 de octubre a las 18.30h en el Teatro Campoamor de Oviedo. La presencia de Leonor y Sofía en Asturias, "no supone un antes y un después sino un hoy y un mañana, no solo para nuestros Premios, sino para la vida de la propia Fundación, y un orgullo para la Corona", puntualizaba el Rey hace unos meses.

Aprovechando su presencia allí, Leonor también acudirá al XXVIII Concierto Premios Princesa de Asturias, que tendrá lugar en el Auditorio Príncipe Felipe y, después de pronunciar su discurso, visitará el Pueblo Ejemplar de Asturias.

Leonor

Ya en noviembre, Leonor también asistirá por primera vez a la ceremonia de los Premios Princesa de Girona, que se entregarán en Barcelona.

Lo que es una realidad es que su asistencia marcará un antes y después reforzando así el papel institucional de la princesa Leonor como heredera, un papel cuyas funciones se irán incrementando de aquí en adelante.