La ganadora de 'Gran hermano 12+1', la canaria Noemí Merino, ha pasado por uno de los peores episodios de su vida. Durante 48 horas, Noemí Merino ha estado desaparecida, ni amigos ni familia podían contactar con ella, lo que causó una enorme preocupación entre sus seres queridos, tal y como informó el programa 'Socialité'. Noemí Merino, no hay que olvidarlo, es mamá de una niña nacida en mayo de 2019.

Artículo relacionado

Noemí Merino salió de su casa de Lanzarote de noche, en pijama y "totalmente desesperada", según un amigo de la joven. La familia, viendo que no había modo de ponerse en contacto con ella, denunció su desaparición a la policía. La noticia corrió como la pólvora por toda la isla pidiendo información de su paradero.

El motivo de su desesperación fue el acoso al que se vio sometida por unos indeseables. Noemí Merino había subido imágenes de ella en una web a la que solo pueden acceder usuarios de pago. Alguien decidió descargarse esas imágenes y difundirlas entre amigos y conocidos, algo que está prohibido. A partir de ese momento, Noemí Merino empezó a recibir mensajes en los que se la ridiculizaba y se burlaban de su físico. El acoso es un delito y está penado con hasta tres años de prisión.

La ex gran hermana se vio sometida a tanta presión que decidió huir de su casa y apartarse de todo. Afortunadamente, Noemí Merino ya se encuentra en casa con su familia, tras dos días de enorme angustia. Ahora Noemí trata de recuperarse rodeada del cariño de los suyos y, sobre todo, de su hija. Según informó su amigo, ahora Noemí que necesita estar tranquila alejada del foco mediático.

Noemí Merino vivió un romance con Álex Livi. Su historia fue de las más polémicas de todos los grandes hermanos. Cuando se conocieron todo era pasión, pero ella se fue a Brasil y estuvo con otro chico, él lo sintió una traición y a partir de ahí ella no dejó de currarse su perdón, pero este nunca llegó.