La audiencia sigue sin noticias de Paz Padilla desde que, tras una bronca monumental con Belén Esteban, abandonaba 'Sálvame'. El programa se ha reforzado con el fichaje de Adela González Acuña, que ha debutado este lunes 7 de febrero con una buena acogida. Esta salida fulminante de Paz Padilla se une a la lista de 'batacazos' televisivo que ha venido acumulando desde que dejaran de contar con ella en 'Got Talent', tal como adelantaba Lecturas en mayo de 2020. Sin embargo, la presentadora se ha armado una sólida red de proyectos fuera de 'Sálvame' que la convierten en una empresaria inquieta y con olfato para los negocios que, sin duda, alivian la falta de ingresos importantes desde que permanece alejada de la televisión.

Artículo recomendado

Paz Padilla, huidiza e incómoda tras su 'desaparición' de Sálvame

Paz Padilla, huidiza e incómoda tras su 'desaparición' de Sálvame

Paz Padilla ha sabido diversificarse e invertir bien sus ahorros. La presentadora no solo posee un patrimonio inmobiliario rentable que le aporta pingües beneficios, sino que se ha arriesgado con negocios que no le están funcionando nada mal. La madre de Anna Ferrerposee desde hace dos décadas una espectacular casa rural en Girona, Can Miquelet, que alquila cuando no le da uso, como también ocurre con varios locales de su posesión.

Después de probar suerte en el sector de la hostelería, con el chiringuito Los Tunantes, abierto desde 2017 en Zahara de los Atunes (Cádiz), y meses antes con Los Tunantes de Villa, en Villaviciosa de Odón (Madrid), abrió 'No Ni Ná', su primera tienda de ropa en la localidad gaditana, que se convertiría también en el primer negocio gestionado por su hija Anna, que se graduaba en Economía en 2019.

Artículo recomendado

Paz Padilla abandona 'Sálvame' tras un desagradable cruce de reproches con Belén Esteban

Paz Padilla abandona 'Sálvame' tras un desagradable cruce de reproches con Belén Esteban

Precisamente, alentada por el éxito en redes de su hija, convertida en una 'influencer' de referencia, Paz Padilla ha visto un nicho que está explotando últimamente. Instagram, donde la siguen 2,3 millones de seguidores, se ha convertido en su red social favorita. Un altavoz potentítisimo para las marcas para las que es imagen, para sus negocios y para dar a conocer sus nuevos proyectos fuera de la televisión. Asimismo, viendo el tirón que tiene entre el target configurado por mujeres de 50 años, ha empezado a ejercer de 'influencer' de moda y belleza, mostrando sus looks y, de paso, posicionar la marca de su tienda.

La presentadora, que está formada en comedia, debutaba en el teatro en 2018 de la mano de Félix Sabroso en 'Desatadas'. Una labor a la que volvía tras el fallecimiento de su marido, Antonio Juan Vidal, cuando adaptaba sobre las tablas su libro de autoayuda 'El humor de mi vida'.