Laura Valenzuela ha muerto este viernes 17 de marzo tras varias semanas arrastrando un empeoramiento en su salud. La popular actriz y presentadora, que cumplió 92 años el pasado mes de febrero, se encontraba ingresada en el hospital La Princesa de Madrid, donde en todo momento ha estado acompañada por su hija, Lara Dibildos (51 años).

Artículo recomendado

Lara Dibildos habla de Anna Barrachina, la 'hija secreta' de Escassi (que no era tan secreta)

collage escassi, lara, anna

La que fuera conductora de ‘Telecinco, ¿dígame?’ ingresó hace unas semanas en el Hospital San Rafael de Madrid aquejada de una infección. Tras ser tratada con antibiótico, recibió el alta a los pocos días y pudo volver a su casa en la capital.

Laura Valenzuela y Lara Dibildos

Laura Valenzuela y Lara Dibildos en una imagen de 2005

GTRES

Sin embargo, hace unos días Valenzuela sufría una recaída que provocó su segundo ingreso e incrementó la preocupación por su salud. Horas antes de la triste noticia de su fallecimiento, su hija atendía amablemente a varios medios para informar de que, pese al delicado estado de su madre, se encontraba en planta y acompañada por sus familiares.

Un duro golpe para Lara Dibildos

En este tiempo en que la salud de Laura Valenzuela comenzaba a flaquear, Lara Dibildos no se ha separado de su madre, convirtiéndose en su mayor apoyo hasta sus últimas horas.

Artículo recomendado

Álvaro Muñoz Escassi y Lara Dibildos presumen de buen rollo en la exposición de Anna Barrachina

escassi y lara dibildos

La actriz ha demostrado tener un vínculo muy especial con su madre. Por ella ha tomado importantes decisiones en su vida, como irse a vivir con ella tras la pandemia. Así, la popular presentadora pudo disfrutar de la compañía de su hija y sus nietos tras una aciaga temporada de confinamiento en soledad.

Con la muerte de su madre, Lara Dibildos se queda huérfana de padre y madre, ya que en 2002 perdió a su progenitor, el productor y guionista José Luis Dibildos, que fallecía repentinamente a causa de un infarto.

Aquella pérdida estrechó todavía más el vínculo entre Laura y Lara, que juntas han atravesado varios avatares de la vida. Entre esos azotes ha estado una enfermedad que, por desgracia, ha tenido mucho protagonismo en su familia: el cáncer.

En el año 2005, 14 años después de que Lara Dibildos fuera diagnosticada de un cáncer de tiroides, Laura Valenzuela recibía un nuevo golpe al serle detectado un cáncer de mama. La actriz viajó hasta Houston para ser intervenida, una operación que se desarrolló con éxito.

Laura valenzuela 3

La actriz llevaba una década retirada de la vida pública

Gtres

El discreto retiro de Laura Valenzuela

Laura Valenzuela se convirtió en una estrella de la televisión tras debutar de la mano de RTVE en 1956. Su nombre está escrito en la historia del medio televisivo al ser la primera presentadora del primer concurso en la pequeña pantalla, ‘Preguntas al espacio’, un formato que condujo junto a Blanca Álvarez.

Artículo recomendado

'Lazos de Sangre': Lara Dibildos se rompe al recordar su durísima lucha contra el cáncer

Lara Dibildos Lazos de Sangre

Fue a partir de los años 70 cuando alcanzó una gran popularidad gracias a programas como ‘Galas del sábado’ o ‘Canción 71’, en los que hizo tándem con otro grande del medio, Joaquín Prat.

En 1990, tras casi dos décadas centrada en una también prolífica carrera cinematográfica, Valenzuela regresaba a la televisión de la mano de una recién llegada Telecinco. En la cadena de Mediaset presentó exitosos formatos como ‘Telecinco, ¿dígame?’, ‘Se acabó la siesta’ o ‘Las mañanas de Telecinco’.

La actriz y presentadora recibió numerosos reconocimientos por su trayectoria profesional, como la Antena de Oro, el TP de Oro, el Premio Iris o el Premio Toda una Vida de Cine de la Comunidad de Madrid.

Tras esta exitosa carrera, Laura Valenzuela tomaba la decisión de retirarse del trabajo y del foco mediático hace una década. Cansada de la popularidad y de los multitudinarios eventos, la actriz pasó a centrarse en su faceta de ‘nona Laura’ y adoptó un discreto papel en el que ha estado volcada en sus familiares y amigos hasta el último de sus días.