Mila Ximénez está recibiendo el apoyo y el cariño de todos sus compañeros, sobre todo, ahora que su hija Alba ha tenido que volver a Amsterdam, donde reside con su marido y sus dos hijos, Victoria y Alexander, los nietos por los que Mila muere de amor.

Chelo García Cortés, aprovechando su viaje a Madrid para participar en 'Sálvame' y en 'La última cena', quedó con Mila para comer en el asador donostiarra Casa Juan, cita a la que Mila acudió con su hermana Nani.

Artículo relacionado

A la salida del asador, Mila habló con los reporteros. Dijo encontrarse "muy bien" y confirmó que su hija, Alba, había tenido que regresar con sus hijos, pero que pronto volverán a reencontrarse. Cuando le preguntaron que haber tenido aquí a su hija, aunque fuera solo por unos días, habría sido lo mejor, la respuesta de Mila fue tajante. Con una sonrisa dijo: "Lo mejor es estar viva". Sin duda alguna, Mila siempre está cargada de razón.