Mila Ximénez ha dado una lección a todos los que la rodean. La colaboradora de 'Sálvame', que se encuentra ahora arropada por su hija Alba y sus hermanos, ha dejado muy claro que este bache no va a poder con ella. “Tengo cáncer de pulmón”, aseguraba en la que ha sido, sin duda, su confesión más dura. Mila, fuerte y valiente, se ha enfrentado a esta nueva etapa con optimismo y sabiendo que no tiene miedo a nada y que va a superar la enfermedad. “La muerte y yo jugamos al mus”, afirmaba muy decidida en exclusiva para 'Lecturas'. Ahora, días después, ha reaparecido en instagram con un mensaje muy claro...

Artículo relacionado

Son unas semanas complicadas pero Mila Ximénez sigue haciendo gala del mismo humor y la misma fortaleza a la que nos tiene acostumbrados. La colaboradora de 'Sálvame' ha empezado el tratamiento que debe seguir para luchar contra el cáncer de pulmón que padece y lo ha hecho con entereza y optimismo. Incluso sus más allegados, como María Patiño, se sorprendían de lo bien que lo estaba llevando todo. Y es que Mila sabe que esto no va a poder con ella, que de este revés va a salir reforzada y más guerrera que nunca.

Después de unos días descansado, la colaboradora ha querido reaparecer ante sus seguidores de instagram para compartir un mensaje muy claro. Una reflexión que deja en evidencia tanto cómo se está enfrentando a la enfermedad como el futuro que le espera. “Si vieras el tamaño de la bendición que viene, entenderías la magnitud de la batalla que ahora peleas”, comparte Mila. “No es casualidad que estés viviendo esto”. Toda una declaración de intenciones acerca de todo lo bueno que está por llegar.

Mila Ximénez

Su hija y sus hermanos, sus mejores apoyos

Los hermanos de Mila no han querido dejarla sola en ningún momento. La colaboradora contaba con el apoyo de Manolo, Concha y Nani en los primeros días después de que le detectasen el tumor en el pulmón. Las restricciones a los desplazamientos hacían que su hija Alba, residente fuera de España, no pudiese viajar hasta días después. La joven, que llegaba a Madrid en solitario, se reencontraba con su madre y ya no se despegaba de ella.

Mila planea unas pequeñas vacaciones este verano para estar con sus nietos. Algo que le hizo prometer a su médico que podría cumplir y que es lo que más ilusión le hace en estos momentos.