La vida de Christian Gálvez, que estuvo este viernes en 'Mi casa es la tuya', podría haber sido completamente diferente a lo que es tras sufrir un accidente en 2012. El presentador de 'Pasapalabra' le confesó a Bertín Osborne que estuvo a punto de quedarse en una silla de ruedas y perder la movilidad en las piernas.

Artículo recomendado

‘Mi casa es la tuya’: La foto de Almudena Cid que impactó a Bertín Osborne

‘Mi casa es la tuya’: La foto de Almudena Cid que impactó a Bertín Osborne

De pequeño ya las cosas no habían sido fáciles. “Me pusieron unos aparatos en las piernas para dormir, como los de Forrest Gump, y corregir mi problema de crecimiento”, contó. Pero después se creció como el Ave Fénix y triunfó como actor, apareció en Médico de familia y con 21 años consiguió un Premio Ondas por Desesperado club social. “Estaba muy crecido”, reconoció. Después, aunque pensó que le iban a llover las ofertas de trabajo, no fue así y acabó trabajando en una juguetería.

Un día recibió una llamada que le cambió la vida y era para trabajar en Caiga quien caiga, el programa. “¿Hay algún trabajo que te haya aportado muchísimo pero que haya cosas de las que te arrepientas?”, le preguntó a Bertín y eso mismo es lo que le pasó con Caiga quien caiga. “Empezábamos riéndonos de la gente”, se avergüenza Gálvez.

El 2012 fue el año del antes y el después en su carrera profesional y en su vida personal. Entonces se rompió la espalda, se le salió el disco bicéfalo y le cogió el nervio ciático por el que perdió la movilidad de una pierna. Se operó y volvió a aprender a andar, pero pudo haber perdido la movilidad. Aunque tenía que haber estado una larga temporada de baja, el prefirió volver al trabajo y lo hizo con una condición, que pudiera descansar 12 horas. “Por cada hora de pie tenía que estar otra tumbado”