Era una de las invitadas más esperadas y no ha defraudado, solo un mes después de dar a luz a su primer hijo, Archie Harrison, Meghan Markle ha reaparecido luciendo la mejor de sus sonrisas en el tradicional 'Topping the colour', una festividad que conmemora la celebración del cumpleaños de la reina Isabel II y que reúne a toda la familia real británica.

Como era de esperar, este año todas las miradas han recaído en la duquesa de Sussex, quien se ha convertido en la gran protagonista de la fiesta como también lo fue el año pasado, ya que era la primera vez que asistía tras su boda. Como manda la tradición, Meghan ha llegado acompañada del príncipe Harry, Kate Middleton y Camila Parker en un coche de caballos que terminaba su recorrido en el Palacio de Buckingham.

Artículo relacionado

Para la ocasión, fiel a su estilo, se ha decantado por un sobrio y elegante diseño en color azul marino que ha completado por un sencillo tocado a juego. La joven ha sido muy aclamada por todo el pueblo inglés y es que tras su boda con el hijo pequeño de Lady Di fue acogida con mucho afecto por todo el país.

Otra de las grandes protagonistas ha sido la duquesa de Cambridge. Kate Middleton ha optado por un elegante diseño en color amarillo pastel con el que se ha convertido en la mejor vestida del día ganándole la batalla de estilo a su cuñada. Ha sorprendido el tocado elegido por la mujer del príncipe Guillermo, ya que es el mismo que estrenó para la boda del príncipe Harry con Meghan Markle. Tras el carruaje les seguía el príncipe Guillermo a caballo, un gesto que repite cada año.