Mayte Zaldívar ha dejado claro a lo largo de toda su docuserie, que ella tuvo sospechas de que entre Julián Muñoz e Isabel Pantoja había algo más que una amistad. Pero ambos se lo negaron continuamente. Tanto el exalcalde de Marbella como la cantante le decían que no se le pasara eso por la cabeza, y ella incluso llegó a sentirse ‘loca’ por llegar a sospechar de su marido. Hasta que de repente sucedió algo que le hizo sospechar más si cabe. Isabel Pantoja no se cortó nada a la hora de tener un detalle con su pareja que sentó fatal tanto a Mayte Zaldívar como a sus hijas y que fue el comienzo de que todo se destapara y de que la protagonista de la docuserie ‘Maldita la hora’ se diera de bruces con la realidad.

Artículo recomendado

Mayte Zaldívar se rompe al recordar cómo Julián Muñoz aceptó a su hija Eloísa, fruto de una relación anterior

Mayte Zaldívar se rompe al recordar cómo Julián Muñoz aceptó a su hija Eloísa, fruto de una relación anterior

Muy cabreada, Mayte lo ha relatado y para ello se ha remontado al día del Padre. Aquel 19 de marzo llegó a casa una planta con una tarjeta en la que ponía “eres el mejor padre del mundo, te queremos, tus hijas y tal”. Y cual fue su sorpresa que ni ella ni sus hijas habían sido las encargadas de tener este detalle con Julián Muñoz. “Claro, mis hijas pensando que yo le podía haber mandado eso por si a ellas se les olvidaba… Y no”, ha comentado sobre lo atónitas que se quedaron. Entonces, y tras una llamada de Julián agradeciendo un gesto que no había sido de ellas, empezó a investigar.

Mayte Zaldívar
Mediaset

Mayte Zaldívar ha contado que “nos damos cuenta y yo llamo a la secretaria personal de Julián y le digo, “oye, ¿de dónde ha salido la macetita? Entérate ahora mismo porque no es de mis hijas”. Pero no le hizo falta que nadie le respondiera porque “a los minutos ya caí, la macetita venía de Fuengirola, y ya eran muchas casualidades”. Con el hecho de que viniera de la localidad malagueña, Isabel Pantoja se delató. Y Mayte Zaldívar lo tiene claro. Más allá de la infidelidad de su marido, “lo que me duele del día de ese día del Padre es que se tenga la poca vergüenza de poner la tarjeta como si fuesen sus hijas. Claro, alucinamos en colores”.