Marta López Álamo siempre se ha mostrado transparente en redes sociales. A pesar de dar su versión más natural, la influencer es víctima de multitud de críticas y comentarios ofensivos que hacen que pierda la paciencia: "Yo puedo seguir ignorando todos los comentarios porque no me afecta en mi día a día, no es una cosa que me haga dudar de si soy buena o mala persona. No me conocéis. Cuando te critican constantemente cuesta mucho el ponerte a hablar y pensar si vas a acertar o no, si vas a decir algo que pueda ofender a alguien. Es muy complicado, me condiciona mucho", aseguraba hace pocas semanas a través de Instagram... Pero ahora, ha dado un golpe sobre la mesa y ha tomado una decisión de vital importancia de cara a sus 'haters'.

Artículo relacionado

Sí, Marta López Álamo, cansada de ser cuestionada cada dos por tres por personas anónimas que descargan su ira a través de una pantalla, ha decidido bloquearlas de una vez por todas. ¡Y no hay marcha atrás!

“Por desgracia no puedo estar pendiente 24/7 de los comentarios pero últimamente veo cosas que no me gustan nada. A partir de ahora voy a bloquear a todas las personas que me insulten o me falten el respeto, y a todas la que lo hagan defendiéndome, porque con los insultos no se va a ningún lado y me crean una situación incómoda", ha comenzado explicando más segura que nunca de la determinación que ha tomado con el único fin de que cesen todos los insultos en su contra y que ni su defensores ni detractores se enfrente entre ellos.

"Se puede opinar desde el respeto, por favor, me creáis un malestar que me lleva a no querer ni subir fotos. Por trabajo no puedo limitar los comentarios pero creo que ya está bien. Si no os gusto, no me sigáis pero por favor no me insultéis ni os insultéis entre vosotros. Mi Instagram no es un patio de vecinas de pueblo. Gracias y espero que me entendáis”, ha rematado.

marta lópez álamo

Marta López Álamo y su decisión en redes sociales tras la actitud de sus 'haters'.

Instagram @martalopezalamo

Artículo relacionado

Con este paso al frente, la novia de Kiko Matamoros pretende que la paz reine (aunque sea un poco) en su perfil y así poder realizar su trabajo con las marcas de la mejor manera posible y sin que afecte a su bienestar personal.