Este martes, Irma Soriano se ha convertido en la perfecta anfitriona de Belinda Washington, Rosa Benito y Loles León en la última entrega de 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition'. Las tres comensales desprejuiciadas han dado el ejemplo perfecto de cómo invertir el tiempo en la mesa mientras llega el menú. Efectivamente, se han puesto a husmear las cosas de la exconcursante de GH VIP 5 y a comentarlas, como manda la tradición.

En uno de los momentos en que se encontraban observando todos los estímulos que había a su alrededor, ha habido uno que ha destacado por encima del resto: su foto de boda. En ella, aparece Irma junto a su actual marido, Mariano Navarro, que es un viejo conocido de la audiencia, después de haber sido pasional defensor de la presentadora durante su encierro en Guadalix.

Artículo relacionado

Su atractivo físico no ha pasado inadvertido para las tres mujeres, especialmente para Belinda, quien, con la naturalidad que la caracteriza, ha soltado entre risas: "Es muy guapo. Tiene un meneo. Que esté casada no significa que esté ciega".

Mariano es el segundo marido de Irma. Previamente, había estado casada con el escritor José Antonio Gómez. Fruto de esa relación nacieron sus dos hijos mayores, Triana y Antonio. El mismo año que se divorció de José Antonio, en 2006, el amor volvió a llamar a su puerta: conocía a Mariano, sacudiéndola de pies a cabeza y por sorpresa.

Navarro era cámara de televisión y, tal como hemos conocido por Rosa Benito, Irma se volcó en darle hijos. De su unión, nacieron Carmen y Juan Luis, que los tuvo a los 45 y 48 años, respectivamente. "Irma es muy valiente, por querer volver a ser madre después de hacerse un ligadura de trompas. No veas lo que pasó para volver a ser madre porque, como su marido no había tenido hijos, ella se los quiso dar", compartía Rosa Benito en una confidencia.

Uno de los momentos más difíciles del matrimonio fue cuando, en 2011, Soriano fue despedida de Canal Sur mientras disfrutaba de su luna de miel con Mariano.

En 2017, GH VIP 5, recuperaba para la televisión a la ex 'chica Hermida', pero como en el 'Gourmet', su marido le robaba el protagonismo en plató con sus fortísimos enfrentamientos con Aída Nízar. Uno de sus bruscos choques acabó incluso en los tribunales. La polémica concursante de realities le denunció por presunta agresión física durante uno descanso publicitario.

Según su versión, el excámara de televisión le habría propinado un guantazo durante una calurosa discusión. El programa resolvió entonces obligarles a abandonar el plató. Mientras que, Aída volvió a ocupar su sitio, el marido de Soriano no pudo acceder porque se lo impidieron.

Tal como informó Vanitatis, aunque Mariano recurrió la sentencia, el juez instructor de la causa le encontró culpable y le condenó a pagar 10 euros diarios durante un mes, además de a hacerse cargo de las costas.