Con mucho respeto y, sobre todo, amor de hijos, Laura y Diego Matamoros han usado sus redes para expresar lo mucho que significa para ellos su madre Marian Flores. La exmujer de Kiko Matamoros lleva décadas alejada del foco mediático por su propia voluntad. Sin embargo, la reciente boda de Diego con Estela Grande la ha devuelto a la primera línea de la actualidad.

Su saludo, cordial aunque frío, con Kiko se convirtió en uno de los momentos más significativos y tensos de un enlace lleno de encuentros esperados, pero también polémicos.

Artículo relacionado

Aún con la resaca de uno de los días más felices de su vida, Diego ha querido recuperar para sus seguidores el que, para él, se convirtió en uno de los momentos más emotivos de su boda y, por supuesto, de los compartidos nunca con su madre. Durante el banquete, los novios reservaron un momento para honrar a las mujeres de sus vidas, entre ellas Marian. Con gran solemnidad y agradecimiento, Diego se acercaba por detrás a su madre y le entregaba un precioso ramo.

El novio coloca las manos sobre los hombros de su madre, visiblemente conmovida por un gesto que esfumaba de un plumazo todos los recuerdos amargos que traía a sus espaldas a una celebración feliz, pero que también significaba una prueba importante para ella.

Mucho se ha hablado de la buena sintonía que existe entre Laura y su padre desde que ha nacido su hijo, y cuya escenificación se producía en la boda de su hermana. De la misma forma que se ha recalcado el abrazo entre Kiko y Diego, que tanto ha emocionado al colaborador de 'Sálvame' y que parece abrir la puerta a la reconciliación y a una nueva armonía en la familia.

Ahora, sus hijos mayores se han saltado un poco el deseo de Marian de discreción y de continuar al margen, para el mejor de los gestos: transmitir el gran amor hacia una persona que, aunque se empeña por estar en un segundo plano, para ellos siempre será una prioridad.

Diego Matamoros y Marian Flores