María Teresa Campos ha tenido este martes 3 de febrero un día de lo más ajetreado. La periodista aterrizaba de nuevo en Mediaset para celebrar el 30 aniversario de la corporación por todo lo alto. Primero protagonizó un encuentro con la que durante muchos años fue su rival: Ana Rosa Quintana. Pese a la buena relación que siempre han mantenido, la competencia de sus programas marcó cada uno de los movimientos de la presentadora. Una época que resulta difícil de recordar al comprobar el cariño que se procesan.

Artículo relacionado

Posteriormente, María Teresa se abrió en canal en ‘Sálvame’. Más sincera que nunca, aprovechó su aparición en el programa para lanzar un duro reproche al humorista al haberse quedado en Málaga. “No quería decir nada cuando me han preguntado que tenía una nueva ilusión o una amistad especial, cuando en realidad no la tengo, porque estoy harta de que me llamen cornuda”, afirmaba sin poder evitar las lágrimas.

María Teresa Campos

Sin embargo, tras mostrar su vulnerabilidad en directo, María Teresa volvió a sonreír junto al periodista radiofónico Emilio Javier. La presentadora aprovechó que tenía la noche libre para disfrutar de una cena con unos amigos, en donde fue fotografiada muy sonriente y relajada arropada por sus seres queridos.

Artículo relacionado

Tras su ruptura con Edmundo Arrocet, María Teresa se ha apoyado en sus amigos más cercanos para superar este duro trance. Tanto es así, que a la periodista incluso se le ha relacionado sentimentalmente con Emilio Javier, quien la acompañaba ayer también. Sin embargo, ella se ha encargado de negar una y otra vez que entre ellos exista algo más que una bonita amistad. “Es mi amigo solo y exclusivamente”, ha vuelto a repetir este martes 3 de febrero a la salida del restaurante en el que todos disfrutaron de la bonita velada. Unas palabras con las que la presentadora ha querido dejar claro que su corazón sigue, por el momento, libre.