El resultado ha sido espectacular. No veo el momento de lucirlo en la playa", solo un mes después de esta afirmación, María Patiño puede decir feliz que ha podido cumplir su deseo: mostrar el resultado de su última operación estética en bikini y en un lugar privilegiado de la costa. Desde sus redes sociales, la presentadora de 'Socialité' ha dado pistas del motivo de su ausencia, y se encuentra disfrutando de un merecido descanso. Discreta con la ubicación exacta en la que se encuentra (y con la compañía), para mantener su parcela de privacidad y tranquilidad que tanto valora, María Patiño pasa unos días de relax y sol practicando las actividades que más le gustan.

Artículo relacionado

Hace unas semanas, María Patiño pasaba por quirófano para someterse a una Lipo Vaser en la zona del abdomen, siguiendo el ejemplo de su amiga y compañera de 'Sálvame', Gema López. Se trata de una técnica de liposucción muy poco invasiva cuyo objetivo es definir, tonificar y reafirmar la piel sobre la zona en la que se realiza.

María Patiño

María Patiño, luciendo un abdomen firme tras someterse a una liposucción 

Si bien la periodista es una persona que disfruta cuidándose y tiene integrados en sus rutinas hábitos saludables de alimentación y ejercicio, no estaba satisfecha con el aspecto de su abdomen, por lo que decidía ponerse en manos de profesionales especializados en medicina estética. Tras este paso, María Patiño no podía estar más contenta con el resultado. "No me gustaba. A pesar de hacer deporte no conseguía los resultados que quería. (...) Quería un resultado natural, remodelar toda la cintura. Estoy encantada", admitía en directo.

Artículo relacionado

Y a la vista está el éxito de la intervención en la instantánea que ha compartido desde su retiro de vacaciones estos días de desconexión. María Patiño se ha enfundado el bikini para disfrutar de una sesión de yoga muy especial desde la playa. En la foto, muestra no solo su nueva figura, más definida, sino también su excelente equilibrio ejecutando la asana virabhadrasana III (también conocida como la postura del guerrero 3) ante la mirada atenta de su perrita Beige.