María Amores, la mujer del presentador de Telecinco Ion Aramendi, ha compartido con sus seguidoras cómo está siendo la recuperación de su tercer parto. El pasado verano la familia daba la bienvenida a la benjamina, Marieta, y su mamá ha tardado en recuperarse. El parto, que acabó en cesárea urgente, se complicó mucho y estuvo a punto de costarle la vida. Ahora, se enfrenta a otro problema que también ha compartido en las redes sociales con toda la naturalidad del mundo: la diástasis abdominal.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA | Rocío Flores, despedida de la televisión

EXCLUSIVA | Rocío Flores, despedida de la televisión

La diástasis, una separación de los músculos del vientre, es un problema al que suelen enfrentarse algunas mujeres tras la maternidad. El abdomen queda muy distendido, con volumen y flacidez. "Parece que sigo embarazada... No se me quita. No tengo 25 años tengo 45", ha contado la periodista en sus historias de Instagram donde ha relatado cómo se siente y qué medidas va a tomar. Con su buen humor habitual a pesar de las dificultades, María Amores ha contado que pasará por quirófano. "Prefiero que me operen dentro de un año o así", ha explicado.

María Amores
INSTAGRAM @sramariaamores

La mujer de Ion Aramendi se ha convertido en el espejo de muchas mujeres que sufren complicaciones durante sus partos y postpartos y en todo momento ha hablado del tema de tú a tú con sus seguidoras. Ahora, está dispuesta a tomar medidas para corregir su diástasis tras ser mamá de familia numerosa. Por supuesto, ha animado a las mujeres a trabajar el suelo pélvico y el abdomen con hipopresivos para fortalecerlo.

El complicado parto de María Amores

"Han sido unos días en los que las he pasado putas, no os voy a engañar. Parto inducido durante 24 horas, Marieta intentaba salir hasta que se dieron cuenta de que era muy grande. Aquello no pintaba bien". Con estas palabras empezaba relatando la mujer de Ion Aramendi lo mal que lo pasó en el nacimiento de su hija, la benjamina de la casa que los tiene a todos enamorados.

María Amores explicaba que los médicos intentaron de todo pero que finalmente tuvieron que hacerle una cesárea. "La cosa se complica mucho, pero mucho... Después de dos días en reanimación sin comer, ni beber, con mil vías, transfusiones, oxígeno, un globo en el útero, medias compresoras y enmorfinada viva estamos juntas, ella sana como una manzana con sus más de 4 kilos y yo in love total", contaba ya fuera de peligro y feliz de tener a su hija entre los brazos.