Si hay alguien que sabe lo duro que es trabajar en 'Sálvame' esa es Lydia Lozano. Durante muchos años, Lydia ha sido objeto de comentarios más o menos hirientes por parte de algunos de sus compañeros, como Kiko Hernández o Kiko Matamoros, quienes, seguramente, han sido los más crítico y los más duros con ella. La de veces que Lydia ha tenido que abandonar repentinamente el plató llorando desolada o a gritos, sin ocultar su indignación. Eso sí, Lydia ya ha hecho callo y sabe reponerse a las críticas y/o a las burlas de las que, en ocasiones, es víctima.

Artículo relacionado

Por eso, y porque Lydia habla con conocimiento de causa, la colaboradora tiene serias dudas de que Rocío Carrasco, el flamante nuevo fichaje de 'Sálvame', pueda aguantar el ritmo del programa. "No está preparada", afirmó Lydia en en 'Deluxe', aunque esta afirmación podría hacerse extensiva para prácticamente todos sus compañeros.

Para trabajar en 'Sálvame' nunca se está preparado. El otro día, cuando os vi a todos que estabáis hablando... cuando estaba Matamoros hablando con ella la vi a punto de llorar", recordó Lydia, que percibió que Rocío no estaba pasando un buen rato. En la publicidad, sin embargo, su actitud fue otra, tal y como revelaron las imágenes de 'Sálvame'. "Luego ella dice fuera que no sabe si se ha pasado o se ha quedado corta", es decir, que Rocío aguantó el tipo ante las palabras de Matamoros y que aún podría haber sido más rotunda en sus respuestas.

Para Lydia, trabajar en un programa como 'Sálvame' es muy complicado. "Trabajar en 'Sálvame' implica discutir... Ella ha sido muy celosa de su intimidad. Entonces, no sabemos cómo puede acabar", reflexionó Lydia, que mostró abiertamente sus dudas acerca del futuro de Rocío en el programa. "No estoy diciendo que no sea buena profesional. Pero como persona, por lo que se pasa en 'Sálvame', puede pasarlo mal”.