Lucía Dominguín ha visitado el plató de 'Déjate querer', donde ha hecho un repaso sobre su infancia y su vida. La hermana de Miguel Bosé ha ocultado sus lágrimas bajo la máscara que llevaba para tapar las heridas que se ha hecho en el rostro cogiendo espárragos en el campo cuando Toñi Moreno le ha preguntado por cómo se supera la muerte de una hija. Bimba Bosé falleció a los 41 años víctima del cáncer de mama y su madre se retiró al campo para encontrar la paz espiritual que necesitaba.

Artículo recomendado

La confesión entre lágrimas de Lolita Flores al hablar de sus nietos en 'Déjate querer'

La confesión entre lágrimas de Lolita Flores al hablar de sus nietos en 'Déjate querer'

En alguna ocasión, Lucía Dominguín ha hablado de la pérdida de su hija en 2017, pero esta vez ha ido a más y ha compartido cómo logró salir adelante tras la demoledora pérdida. La hija de Lucía Bosé ha dicho que para ella ser madre ha sido lo más bonito y que adora a sus cuatro hijos, el adiós de Bimba cambió su vida para siempre.

Lucía Dominguín

Lucía Dominguín habla de la muerte de su hija Bimba Bosé.

Telecinco

"Sales adelante con apoyo, con entendimiento. Fui capaz de darle la vuelta a la tortilla porque no me podía levantar, era imposible. Al darle la vuelta te das cuenta que lo que ha ocurrido es una cesión de amor que te ha dado tu propia hija, el tiempo que te ha dado para que entiendas lo que es la propia vida. El amor más puro, del amor venimos, somos amor y vamos hacia el amor", ha dicho Lucía Dominguín haciendo esfuerzos por no romperse.

"Desde entonces no me he permitido estar en pena, ni sentirme culpable de nada o de si esto está aquí o allí. No me lo puedo permitir, porque tengo tres hijos más, dos nietas, mis amigos... Y esa mujer que está ahí [refiriéndose a una imagen de Bimba] es un espectáculo y he tenido la suerte de ser su madre", ha añadido emocionada.

Lucía Ddominguín y Toñi Moreno

Lucía Ddominguín y Toñi Moreno en 'Déjate querer'.

Telecinco

Lucía Dominguín comentó en una de sus entrevistas que perder a su hija es lo que más le ha hecho llorar. "Es mi pena más grande, es que no es natural", dijo. Sus cuatro hijos son su gran "orgullo" y no puede estar más agradecida a lo que Bimba le ha dejado para siempre con su muerte: "La que más me enseñó ha sido Bimba con su partida, es la que me ha enseñado, ahí te das cuenta de que nacemos para morir, pero la muerte es un paso más allá, es la muerte de este físico, no de tu corazón, de tu alma, de tus amores... No sabría explicarlo".